La previsión presupuestaria perpetúa los baches de la autovía entre Guijuelo y Sorihuela hasta 2021

Estado del tramo de la autovía entre Guijuelo y Sorihuela.

Los presupuestos reservan sólo 200.000 euros de los 6 millones que se invertirán en el tramo y las partidas se estirarán hasta 2021, tiempo en el que habrá que convivir con los baches.

El Gobierno ha iniciado esta semana la aplicación de una delgada capa de asfalto en la A-62 entre Salamanca y Tordesillas, una actuación valorada en 4,5 millones de euros, a razón de 55 euros por metro. Es la solución que se ha dado a la pésima situación de este tramo, lleno de baches desde hace meses, por lo que ha habido que limitar la velocidad a 100 km/hora. Sin embargo, hay carreteras de la provincia que no tienen ni esa solución.

 

Es el caso del tramo entre Guijuelo y Sorihuela de la A-66, con unos baches similares a los de la A-62. El mal estado del firme en este tramo de autovía ha propiciado que se reduzca el límite de velocidad en todo el tramo y se señalice en el tramo comprendido entre Guijuelo y Béjar. La reparación de la calzada rondará los 6 millones para el tramo de 12 kilómetros como anunció  el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, durante una visita. Sin embargo, la reparación del desastroso estado del firme de la autovía tendrá que esperar, al menos, otro año. 

 

Así será a tenor de la partida presupuestaria prevista en los presupuestos del Estado de 2018 para esta actuación. Son sólo 201.700 euros, una cantidad que alcanza para estudios y proyectos, pero no para la actuación sobre el firme que se encuentra en un estado lamentable. Sólo se podrá atajar con actuaciones parciales, pero para la reparación definitiva habrá que esperar.

 

Lo peor es que, según la previsión presupuestaria, la reparación total no será posible hasta 2021. De hecho, la parte central de la actuación tendrá que esperar a 2019, 2020 y 2021 cuando, según el cronograma de Fomento, están previstas partidas de 2,8, 2,4 y 1,2 millones de euros, respectivamente, la parte fundamental de la inversión. Así que los conductores tendrán que convivir con los baches hasta entonces.

Noticias relacionadas