La presunta autora del triple infanticidio de Boecillo se niega a comer debido a su deseo de morir

Su representante legal ha presentado recurso de apelaciĂłn contra el auto de prisiĂłn solicitando la libertad provisional

La presunta autora del triple infanticido registrado el pasado lunes en un centro de acogida que la ONG Mensajeros de la Paz gestiona en el tĂŠrmino vallisoletano de Boecillo, Gabriela L.B, continĂşa dando muestras de su intenciĂłn de quitarse la vida ya que desde hace dĂ­as, durante su estancia bajo custodia en el MĂłdulo Penitenciario del ClĂ­nico Universitario de la capital, rehusa ingerir alimento alguno.

La cuidadora, cuyo prĂłximo ingreso en el Centro Penitenciario de Valladolid se encuentra supeditado a la obtenciĂłn del alta hospitalaria, ya que se recupera de la contusiĂłn sufrida en la cabeza -ha recibido 18 grapas- y de los cortes que con un cutter se autoinfligiĂł en muĂąecas y pies, se niega a comer por su "deseo de morirse", segĂşn confirmaron fuentes jurĂ­dicas.

Su negativa se enmarca en el estado de depresiĂłn por el que atraviesa, el mismo que le llevĂł a intentar quitarse la vida tras, supuestamente, asfixiar con papel de cocina film a los tres menores discapacitados de 3, 9 y 14 aĂąos, y el mismo que le indujo a protagonizar otro intento hace un par de aĂąos. "Durante el Ăşltimo aĂąo, todos los lunes se despedĂ­a de su marido por si fuera la Ăşltima vez que volvĂ­an a verse", apuntaron las mismas fuentes.

Mientras tanto, el titular del Juzgado de InstrucciĂłn nĂşmero 1 de Valladolid, JosĂŠ MarĂ­a Crespo, quien el pasado martes dictĂł contra la cuidadora auto de prisiĂłn comunicada y sin fianza como autora de tres delitos de homicidio, ha levantado ya el secreto de sumario, si bien el mismo, en declaraciones a Europa Press, ha declinado precisar el contenido de una carta escrita por la detenida en la que ĂŠsta podrĂ­a explicar los motivos de su actuaciĂłn.

Levantado el secreto de sumario
"Levantar el secreto de sumario sĂłlo significa que las partes personadas en la causa tienen acceso a lo instruido, pero el contenido de la documental obrante en la misma, tanto el atestado como las declaraciones, siguen siendo reservadas", ha advertido el juez, de ahĂ­ sus reservas a la hora de especificar determinados detalles.

El titular de InstrucciĂłn 1 advirtiĂł de que serĂĄ el prĂłximo lunes, una vez se incorpore su homĂłloga del Juzgado de InstrucciĂłn 6, cuando ĂŠsta se haga cargo definitivamente de la causa y la que tendrĂĄ que decidir, entre otras cosas, si la Junta de Castilla y LeĂłn, que se ha personado ya en las diligencias al ostentar la tutela de los niĂąos, puede ejercer como perjudicada o bien como responsable civil de lo ocurrido. Al respecto, la FiscalĂ­a vallisoletana no se opone a que lo haga como acusaciĂłn, en cuanto responsable de los menores, pero sĂ­ como entidad perjudicada.

Lo que sĂ­ ha quedado ya resuelto es que Gabriela L.B, una vez reciba el alta, serĂĄ conducida por la Guardia Civil hasta el penal vallisoletano, despuĂŠs de que el recurso de apelaciĂłn interpuesto ayer por su defensa contra el auto de prisiĂłn fuera desestimado por la Audiencia de Valladolid.

La defensa de la cuidadora habĂ­a presentado el referido recurso en un intento por que su patrocinada quedara en libertad provisional, a la espera de la celebraciĂłn del juicio, alegando que Gabriela L.B. cuenta con domicilio conocido, no desea sustraerse a la acciĂłn de la Justicia y estarĂ­a dispuesta a presentarse a firmar cada quince dĂ­as en dependencias judiciales.

Por el momento, siguen sin aclararse los motivos que llevaron, supuestamente, a la cuidadora a terminar con la vida de los menores que tenĂ­a a su cargo en la residencia que Mensajeros de la Paz posee en el nĂşmero 1 de la calle Almendro, en la urbanizaciĂłn El Moral de Boecillo. Hasta la fecha, la detenida, tanto en su declaraciĂłn inicial ante la Guardia Civil como en la posterior ante el juez de InstrucciĂłn 1, alegĂł no recordar nada de lo ocurrido y esgrimiĂł que su Ăşnico propĂłsito era el de quitarse la vida.

Tampoco se conoce si para facilitar la asfixia de los menores recurrió a algún tipo de somnífero. Y es que todavía no hay aún resultados de la autopsia de los tres fallecidos (el burgalÊs M.Á.S.C, de 14 aùos; el guineano D.E.Q, de 9 aùos, y el salmantino D.G.C, de 3) ni informes forenses sobre las causas y circunstancias de sus muertes.