La Policía Nacional desarticula una red de narcotraficantes que empleaba un procedimiento inédito para ocultar droga
Tribuna mini Saltar publicidad
Tribuna800x800 file
Cyl dots mini

La Policía Nacional desarticula una red de narcotraficantes que empleaba un procedimiento inédito para ocultar droga

La operación Carvao ha concluido con tres detenidos en Medina del Campo que ya se encuentran en prisión provisional, dos españoles y un argelino, que responden a las siglas de J.A.P.A., G.M.G. y A.M.

Tras un año de investigación, la Policía Nacional junto con la Policía Judiciaria de Portugal han desarticulado una de las mayores redes de distribución de cocaína en el País Vasco. El comisario general de la Policía Nacional, Rafael Pérez ha querido agradecer “las extraordinarias relaciones con la Policía Nacional de Portugal”, porque no habría sido posible sin su cooperación.

 

La organización camuflaba la sustancia estupefaciente como si fuera carbón vegetal a través de un complejo proceso químico en origen. En total se han incautado 862 kilogramos de droga en Medina del Campo, y según comenta Pérez, la cifra asciende a más de treinta millones de euros. La droga se enviaba desde Barranquilla y tenía como destino final el País Vasco, el municipio vallisoletana tan solo era una zona de paso.

 

La operación Carvao ha concluido con tres detenidos en Medina del Campo que ya se encuentran en prisión provisional, dos españoles y un argelino, que responden a las siglas de J.A.P.A., G.M.G. y A.M. El primero de ello, natural de Bilbao y líder del grupo, es un histórico narcotraficante vasco que operaba a nivel nacional e internacional. El detenido no tenía antecedentes en España pero ya había estado once meses en prisión en Bolivia por su relación con el tráfico de drogas.

 

En esta operación ha sido el “mayor alijo de droga detectado en Castilla y León”, según ha explicado Javier Izquierdo, delegado del Gobierno en Castilla y León. Han sido necesarios cincuenta agentes entre la Policía Nacional de España y de Portugal.

 

La Policía Nacional ha quería destacar el novedoso método que empleaban los narcotraficantes para introducir la droga en el país. La organización empleaba un entramado de empresas relacionadas con el sector inmobiliario o con la importación de comida congelada.  Su escasa actividad llamó la atención de los agentes, ya que había vínculos entre las empresas.

 

De los 1.364 sacos de carbón incautados en Medina del Campo, solamente 30 de ellos contenían droga, es decir, el 2.2% de los sacos. “Queremos resaltar el inédito y novedoso método que empleaban, su modus operandi a través de esas empresas y la detención del histórico narcotraficante”, añade Pérez.

 

Ha sido una operación muy complicada por la cantidad de droga por el proceso empleado por los detenidos”, explica Juan José Campesino, Jefe Superior de la Policía Nacional de Castilla y León. Según ha comentado “fue imposible de detectar por los perros de la Policía ya que camuflaban el olor” y el color era muy similar al del carbón vegetal.

 

La finalidad de los narcotraficantes era trasladar los sacos con esta sustancia estupefacientes hasta un laboratorio situado en el norte de España donde se extraía la cocaína para posteriormente distribuirla por todo el país.