La Policía Nacional alerta de un aumento de timos como el 'tocomocho' o la 'estampita'

Las víctimas suelen ser personas mayores, a las que piden que extremen las precauciones y desconfíen de las situaciones en las que se les ofrece la posibilidad de obtener dinero fácil.

La Policía Nacional quiere reiterar la alerta a los ciudadanos sobre estafas por timos –tocomocho, estampita– de los que suelen ser víctimas preferentemente personas de avanzada edad y también solicitar la colaboración de los empleados de las entidades bancarias para prevenirlos.

 

El último de los casos conocidos ha sido el día 1 de febrero, al presentarse denuncia en Comisaría por un varón de 83 años de edad, en la que refería haber sido víctima de una estafa por el método de los décimos de lotería premiados, entregando 12.000 euros. Los timadores acompañaron y llevaron a la víctima en un vehículo hasta una sucursal de una entidad bancaria, en la que efectuó un reintegro de su cuenta por importe de 6.000 euros y posteriormente le trasladaron hasta otra sucursal de la misma entidad para efectuar otro reintegro de 6.000 euros, en un lapso de tiempo de media hora,.

 

La Policía reitera a las posibles víctimas de estos hechos que extremen las precauciones y desconfíen de las situaciones en las que se les ofrece la posibilidad de obtener dinero fácil –minusválidos o deficientes que tiran billetes porque no saben que es dinero o personas que tienen décimos o cupones premiados y necesitan dinero sin esperar a cobrarlos o que quieran compartir los premios– y que eviten ser acompañados a entidades bancarias o domicilios para entregar dinero o joyas. Además de negarse, que se fijen en características de los autores o matrículas de los vehículos que utilicen y los faciliten a la Policía.

 

También reiteran la solicitud de colaboración a los empleados de las entidades bancarias para que demanden presencia policial en caso de que una persona mayor pretenda efectuar reintegros de cantidades de dinero más allá de las habituales. En el caso a que se ha hecho referencia, a pesar de las reuniones mantenidas con el sector, una misma persona ha efectuado en un corto lapso de tiempo dos reintegros, cada uno de 6.000 euros, en dos oficinas de una misma entidad, por lo que claramente es una situación que podría haberse evitado y además hubiera facilitado la detención de los presuntos autores y la comisión o el esclarecimiento de otros delitos de las mismas características.