La Policía Local insiste a los padres del Francisco Vitoria: 10 minutos de margen y 'permiso' para aparcar en la acera

La Policía Local se reúne con padres del Francisco Vitoria para aclarar criterios de tráfico a la entrada y salida del centro y reitera que hay margen, pero que las infracciones se seguirán persiguiendo.

El Ayuntamiento de Salamanca se ha reunido este 14 de noviembre con padres de alumnos del colegio Francisco Vitoria con la denominada 'doble fila escolar' sobre la mesa. En concreto, la reunión ha servido para explicar a los afectados cuáles son las normas y el margen que da la Policía Local para multar o no a quienes entran con sus vehículos hasta las cercanías del centro, que es uno de los que cuenta con medidas específicas de tráfico por estar en una zona peatonalizada.

 

Sobre el papel, la Policía Local da la posibilidad de llegar en coche en zona peatonal dando de alta los vehículos de los padres de alumnos en el sistema de control de acceso a través de las Ampas o de la Dirección del centro. A ello se suma la norma general de ortorgar flexibilizar el aparcamiento en las horas previas y posteriores a las de entrada y salida del centro, con unos diez minutos de margen.

 

En concreto, el horario permitido es de diez minutos antes y después de la entrada y salida de los escolares. Y se permite aparcar sobre la acera en esa franja horaria, pero dejando libre al menos 1,80 metros de acera. No se podrá ocupar espacios de aparcamiento destinados a personas de movilidad reducida ni infracciones en general. La Policía ha reiterado que hay que estar de alta en el sistema de permiso de acceso a calles peatonales, trámite que se hace con el colegio, y que las multas se comuniquen también a la dirección.

 

El problema es que a principios de año, y a raíz de una 'huelga de celo' de la Policía Local, trascendió la flexibilidad con la 'doble fila' escolar. Las protestas sindicales se tradujeron en más multas en diversos centros escolares de la capital por el estacionamiento indebido, pero el consistorio se comprometió a levantar aquellas que se encontraran dentro del margen que se otorga a la entrada y salida de los colegios.

 

Según el Ayuntamiento de Salamanca, el objetivo es ser flexibles para facilitar el acceso a los colegios en las horas clave, y la medida tiene límites y normas. La más importante, no abusar de los diez minutos 'de gracia'. El mayor problema es que esos diez minutos de margen, en los que no se suele sancionar la doble fila, suelen dar lugar a infracciones, tanto dentro del 'horario' marcado para esa flexibilidad.

 

En este sentido, fuentes del consistorio advierten que se va a seguir siendo flexible dando un margen en las horas de salida y entrada a los colegios, pero no con los aparcamientos irregulares o que interfieran con una circulación lo más normal posible. Y este tipo de comportamiento sí que se van a sancionar: dejar el coche sobre la acera, en un aparcamiento de personas de movilidad reducida o sobre un paso de peatones nos pueden costar una multa.

 

Además de aclarar los límites de esa permisividad con la doble fila, este comienzo de curso se han tomado algunas medidas específicas en una veintena de colegios y se ha aplicado, por primera vez, un plan global de seguridad con refuerzo de señalización, limitación a 30, radares...