La Policía Local de Salamanca dice 'no' a las pistolas 'táser': ni las tiene ni tiene previsto comprarlas
Cyl dots mini

La Policía Local de Salamanca dice 'no' a las pistolas 'táser': ni las tiene ni tiene previsto comprarlas

Demostración del funcionamiento de la pistola eléctrica en la Sede Nacional del Sindicato Unificado de Policía (SUP).

El Ayuntamiento de Salamanca descarta incoporar este equipo a los agentes de la Policía Local a pesar de que varios ayuntamientos de la Comunidad sí las tienen para sus agentes.

La Policía Local no tiene ni tiene previsto incorporar entre su equipamiento las controvertidas pistolas 'táser', un arma teóricamente no letal como las de fuego tradicionales, pero que está detrás de algunas terribles imágenes que llegan periódicamente de cuerpos que sí las usan en España o en países como EEUU. El Ayuntamiento de Salamanca ha confirmado que los agentes no disponen de este tipo de armas y que no está en los planes municipales dotarlas, a pesar de que sí hay varios ayuntamientos de Castilla y León que las tienen. Además, en Salamanca es posible que las acaben incorporando los agentes de la Policía Nacional: el ministerio inició la compra hace unos años y se van a distribuir mil unidades, que los sindicatos han pedido que sean más.

 

Cada vez más unidades de fuerzas y cuerpos de seguridad, tanto del Estado como de autononomías y ayuntamientos, ha optado por adquirir este tipo de armas como alternativa a las de fuego, a pesar de la conflictividad de su uso: no está nada claro que sean tan inocuas como se supone. Así son y así funcionan.

 

Amnistía Internacional Castilla y León advirtió hoy sobre la posibilidad de adquisición y el uso de armas 'táser' (de electrochoque) por parte de algunos  ayuntamientos de Castilla y León para el uso de la policía municipal y, por ello, planteó que si este tipo de armas terminan por formar parte del armamento, se elaboren protocolos públicos de su uso y se garantice que los agentes policiales que vayan a utilizarlas estén debidamente formados en su utilización y riesgos, así como en las precauciones que deben tomarse para evitar dichos riesgos.

 

Por el momento, Aguilar de Campoo (Palencia), Burgos y Toral de los Vados (León) son las localidades que ya cuentan con este tipo de armas que han empezado a generalizarse entre los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado y también entre cuerpos autonómicos y locales.

 

Asimismo, señaló que recabó información del resto de consistorios de la Comunidad que cuentan con policía local en sus municipios y, algunos de ellos, capitales de provincia como Palencia, Segovia o Valladolid, o municipios como Bembibre (León), El Espinar (Segovia) o El Burgo de Osma (Soria), confirmaron que no poseen este tipo de armamento. El Ayuntamiento de Salamanca ha confirmado a TRIBUNA que no tiene ni tiene previsto adquirir este armamento para su Policía Local.

 

Cómo funcionan

Las pistolas 'táser' interfieren el sistema nervioso muscular e inmovilizan al sujeto con descargas eléctricas: son armas que disparan dardos punzantes de 50.000 voltios --voltaje que desciende al llegar al cuerpo del objetivo-- para paralizar al que recibe la descarga durante varios minutos, sin que se genere daño permanente.

 

Pese a que la descarga es de unos 50.000 voltios, en contacto con la persona la descarga cae y convierte a esta pistola en un arma no letal. Además, los defensores de estas pistolas recuerdan que lo peligroso serían los amperios, es decir, la corriente que transmita el aparato.

 

En la pistola 'Táser' normalmente rondan los 2,1 microamperios (mA) y los 3,6 mA, con una energía liberada por pulso de entre 0,07 y 0,5 julios. Existen dos tipos principales de armas 'táser': las pistolas que lanzan dardos, y el taser ordinario, que no dispara nada y tiene dos dientes o electrodos que sobresalen en un extremo.

 

Ambas, como armas eléctricas, sólo las pueden usar "funcionarios especialmente habilitados", es decir, de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, como se especifica en el Real Decreto 137/1993 de 29 de enero.

 

La utilización de este tipo de armas es muy controvertida. Varios ayuntamientos y comunidades las han adquirido y la Policía Nacional tiene un importante pedido hecho para dotar a sus agentes de este material. Amnistía Internacional también ha denunciado que en Estados Unidos estas pistolas han provocado más de 500 muertes.

Noticias relacionadas