La policía desvalija un centro de droga en Pizarrales usado como 'fumadero' por drogodependientes

Las operaciones se llevaban a cabo en una vivienda ubicada en la calle la Moral de Salamanca y estaba dotada de medidas de seguridad, siendo preciso derribar dos puertas blindadas para poder cumplimentar el mandamiento judicial de entrada y registro.

Agentes de la Policía Nacional han detenido en el transcurso de un registro efectuado en la tarde de este 24 de febrero en un domicilio y un garaje contiguo, situados en el número 20 de la calle la Moral, a cuatro personas, tres varones y una mujer, con edades comprendidas entre los 22 y los 46 años, todos ellos integrantes de un grupo organizado dedicado a la venta de sustancias estupefacientes, preferentemente cocaína y heroína.

 

Agentes de esta Comisaría, dentro de su labor de investigación de grupos organizados dedicados al tráfico de drogas, tuvieron conocimiento de que uno de ellos podía desarrollar su actividad ilícita en el citado domicilio, por lo que desde hace tiempo vienen realizando labores de investigación y vigilancia, en los que han podido determinar que al mismo acuden asiduamente, a cualquier hora, personas que son conocidas policialmente como consumidoras, ya que en diversas ocasiones se les han incautado sustancias estupefacientes, levantando actas en aplicación de la Ley de Seguridad Ciudadana.

 

En el domicilio vigilado vive una pareja, que dirige el grupo, contando con la ayuda de otras personas que colaboran en tareas delegadas, preferentemente controlar el acceso de los compradores de las sustancias y permanecer en el garaje contiguo, comunicado con la vivienda por una ventanilla que sirve de dispensador para los drogodependientes, mientras las consumen, preferentemente fumadas. Además, la vivienda se encuentra situada frente a un Colegio de enseñanza infantil y secundaria, el “Nicolás Rodríguez Aniceto”.

 

Este 23 de febrero y con el mandamiento judicial de entrada y registro se efectuó el mismo tanto en el domicilio como en el garaje. La práctica de la diligencia fue problemática en extremo, debido a las medidas de seguridad adoptadas por los ocupantes de la vivienda, para garantizar el ejercicio de su actividad ilícita y dificultar la incautación de sustancias en caso de intervención policial. Para la entrada fue preciso derribar dos puertas, una de ellas blindada con numerosos candados y una viga metálica vertical incrustada en el suelo tras una de ellas, operación en la que transcurrió casi media hora.

 

Al entrar, detectaron un fuerte olor a amoníaco, encontrando tirado en el suelo, tosiendo y con síntomas de intoxicación a uno de sus moradores, que declinó la asistencia médica.

 

En el transcurso del registro se practicaron las cuatro detenciones, efectuándose la incautación de dinero, en euros y francos de Senegal, dos cámaras de vigilancia, siete pipas para fumar drogas, seis metálicas y una de cristal, cucharillas con restos de sustancias estupefacientes, útiles y efectos para su manipulación, además de pequeñas cantidades de droga y pastillas de sustancias psicotrópicas, que han sido remitidas a la Sección de Sanidad de la Subdelegación del Gobierno para su análisis.

 

Los detenidos serán puestos a disposición judicial, con las diligencias policiales que se instruyen.