La polémica centra la distribución del Plan de Apoyo Local de la Junta

Críticas socialistas. Los alcaldes del PSOE aseguran que la Junta realiza propaganda con este tipo de iniciativas, además de hacerles perder el tiempo, “yendo de un sitio para otro”, según Isidro Rodríguez
E. BERMEJO

Aunque todavía no ha sonado el disparo que abre la veda de la campaña electoral, los implicados empiezan a mover sus fichas por todo lo largo y ancho de la geografía salmantina para tomar posiciones en la carrera de salida.

Hasta cinco actos contaron ayer con la presencia del actual consejero de Interior y Justicia de la Junta de Castilla y León y candidato a la Alcaldía de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, el segundo de ellos en la Delegación Territorial dela Junta, donde firmó convenios con los alcaldes de 39 municipios salmantinos y con la presidenta de la Diputación, Isabel Jiménez, para la distribución del Plan Extraordinario de Apoyo Local de la Junta.

En el acto celebrado ayer, fueron los 39 municipios de más de 750 habitantes de Salamanca y la presidenta de la Diputación provincial los que firmaron con el consejero los documentos de recepción de ayudas. En breve se organizarán nuevos actos para firmar otros acuerdos con el resto de municipios salmantinos.

Cabe recordar que este Plan Extraordinario, que ya se rubricó hace mes y medio en Valladolid, está destinado a generar empleo y a contribuir con los ayuntamientos para sufragar el gasto corriente y mantener los servicios púbicos que prestan a sus vecinos. La provincia de Salamanca percibirá para estos fines 11.807.369 euros, 6.058.643 para empleo y 5.748.726 para gasto corriente.

Compromiso con el municipalismo
Fernández Mañueco señaló durante su comparecencia que la Junta ha juzgado fundamental “ante la situación de crisis y desempleo actual” destinar un fondo extraordinario para la creación de empleo local, además de otro fondo dedicado al gasto de los servicios públicos de los municipios, e incidió en destacar el compromiso de la Junta con el municipalismo. “Una de las prioridades de la Junta de Castilla y León ha sido el compromiso con el municipalismo, con los ayuntamientos, las diputaciones y las personas de la Comunidad Autónoma y, además, el compromiso con el empleo y el mantenimiento de los servicios públicos”, precisó.

También aludió a su periplo viajero de ayer por varias localidades de la provincia –Santa Marta, Cantalapiedra y Babilafuente– donde visitó, junto a la presidenta de la Diputación, las obras de dos ayuntamientos y la inauguración de un tercero. En este sentido señaló que los ayuntamientos son lugares por donde pasan las personas con mucha frecuencia, y que también existe “un compromiso de la Junta de Castilla y León para mejorar ese tipo de instalaciones municipales”.

Los fondos del Plan Extraordinario llegarán a todos los municipios de menos de 20.000 habitantes, es decir, sólo la capital salmantina deja de percibir ese dinero, ya que ni uno de los 362 municipios de Salamanca se acerca a esa cifra. Son fondos financiados al 100% por el Gobierno autonómico y se pueden aplicar al pago de todo tipo de operaciones corrientes. Así, podrán costear facturas de proveedores, nóminas o pagos pendientes de 2010 y 2011, además de facturas de alumbrado, servicios de limpieza, recogida de basuras o mantenimiento de jardines, entre otros pagos.

Con relación a las quejas de los socialistas, Fernández Mañueco apuntó que “cuando el PSOE tiene poco que aportar suele recurrir a ocurrencias o cosas originales” y expresó su convencimiento sobre la firma de todos los alcaldes, independientemente de su color político “porque deben pensar en los ciudadanos que no entienden ni de competencias, ni de firmas, ni de colores”. Por último, Mañueco ironizó al señalar que el Plan Extraordinario de Apoyo Local exigirá “poco gasto en carteles”.