La población se solidariza con Cruz Roja y aporta 4.128,15 euros para reducir el impacto de la crisis en Salamanca

Gracias a un evento callejero desarrollado en Salamanca, Béjar, Ciudad Rodrigo y Peñaranda.

Cruz Roja salió a la calle el sábado día 21 de diciembre con un evento solidario en el que participaron más de 70 voluntarios y voluntarias de toda la provincia con el objetivo de hacer visible el trabajo que se realiza en Cruz Roja y conseguir fondos para atender a las personas más afectadas por la crisis.
 

De esta manera, se ha logrado recaudar 2.788,89 euros en la ciudad de Salamanca, 279,89 euros en la localidad de Ciudad Rodrigo, 520,37 euros en Béjar y 539 euros en Peñaranda. Sumando un total de 4.128,15 euros.
 

El voluntariado de Cruz Roja salió a la calle a pedir con unos cartones y unas huchas, mostrando mensajes como: “Yo tengo una casa y una cama en la que dormir, pido para quien no tiene”, “Yo tengo trabajo estable, pido para quien no lo tiene”, “No tengo problemas para comprar ropa nueva, pido para quienes sí los tienen”… de esta manera se expuso la problemática a la que se enfrentan las personas más afectadas por la crisis en Salamanca, manteniendo su anonimato y canalizando las ayudas que los viandantes quisieran hacer.

 

Llamamiento “Ahora más que nunca”

 

Desde hace más de cuatro años, Cruz Roja en Salamanca ha incrementado la linea de ayuda de emergencia y primera necesidad para las personas a las que más castiga la crisis económica y que ya son atendidos por Cruz Roja en sus diferentes proyectos de intervención.
 

La creciente demanda y detección de necesidades básicas en las personas que se acercan a Cruz Roja hace que la Institucion se plantee una mayor implicación y compromiso con la sociedad y decida incrementar la intervencion ante situaciones de emergencia social con la realización de este llamamiento.
 

Se pretende así atender a las personas en situación de extrema vulnerabilidad, especialmente familias con todos sus miembros en paro, niños/as que viven en hogares pobres, personas mayores con responsabilidades/cargas familiares o en situación de extrema vulnerabilidad, personas paradas en situación de desempleo de larga duración, personas sin hogar y jóvenes en paro.