La plusvalía, el último IBI sin rebaja, obras y multas de tráfico rompen récords de recaudación en Salamanca
Cyl dots mini

La plusvalía, el último IBI sin rebaja, obras y multas de tráfico rompen récords de recaudación en Salamanca

Oficina del OAGER en la plaza de la Libertad.

Los ingresos por los dos grandes impuestos municipales superan todas las previsiones y se disparan los de la tasa de obras o las multas de circulación.

El pasado 2018 ha sido un buen año en materia de recaudación para el Ayuntamiento de Salamanca, y lo ha sido gracias a que ha superado muchas de las previsiones más optimistas en materia de ingresos en los impuestos y tasas más importantes. Sobre el papel, el consistorio ha cumplido con sus pronósticos y alcanzará los ingresos que perseguía con creces. Una radiografía de la ejecución de los ingresos presupuestados así lo confirma.

 

En un puesto destacado, el IBI. El mayor impuesto municipal, del que se nutren los ayuntamientos, ha tenido una recaudación de récord durante 2018, el último antes de la rebaja del 5% aplicada para este 2019 en el recibo. Por IBI entraron el año pasado en las arcas municipales 45,9 millones de euros, por encima de los 45,3 millones previstos. Es la fuente de ingresos más grande, con diferencia, del Ayuntamiento.

 

En importancia, el segundo gran éxito de la recaudación municipal es la plusvalía. Por el impuesto del incremento del valor de suelo urbano ha recaudado 8,4 millones, muy por encima de los 7,7 millones presupuestados. Y eso a pesar de las dudas sobre este impuesto, anulado desde hace cerca de dos años, pero que no se ha vuelto a reformular y que los ayuntamientos pueden cobrar. El de Salamanca lo ha convertido en una de sus grandes fuentes de ingresos.

 

Por detrás estaría el impuesto de circulación, que ha cumplido casi al euro con las previsiones:  6,9 millones de euros.

 

Al margen de otros grandes ingresos, como la tasa de basuras (12 millones que van a sufragar el servicio municipal) o el IAE (2,1 millones) que no se desvían mucho de lo previsto, sobresalen el impuesto de construcciones, que ha alcanzado los 2,6 millones de euros cuando estaban previsto 1,4 millones. Las reformas de pisos, con su correspondiente impuesto, han disparado los ingresos por este capítulo.

 

También han recaudado más de lo esperado la tasa de vados (1,7 millones) o las multas por infracciones a la ordenanza de circulación: 1,9 millones en sanciones de tráfico cuando estaban previstos 1,5 millones. Está por encima incluso de lo recaudado por el canon de la zona azul, 1,1 millones de euros.