La Plaza multicolor: una docena de decoraciones en poco más de seis meses

Algunos de los últimos colores de la Plaza Mayor de Salamanca.

Cambiar la Plaza Mayor de Salamanca de color ha pasado de gesto excepcional a costumbre repetitiva: una docena de veces en las últimas 30 semanas. Los motivos solidarios, mayoría.

El Ayuntamiento de Salamanca ha convertido en un cliché lo que comenzó con un acto simbólico de peso: iluminar de maner especial un monumento como su fachada en la Plaza Mayor de Salamanca. Probablemente todo empezó con una 'no iluminación', el gesto de apagar la luz en los monumentos para sumarse a la iniciativa de la Hora del Planeta. Y también ha sido frecuente que el color rosa del cáncer de mama tiña las piedras de la fachada. Pero de un tiempo a esta parte casi no hay semana que la plaza no se 'pinte' de algún color, y por las más variadas razones, unas con más sentido y otras... pues con menos.

 

Este lunes el alcalde ha denegado la petición del grupo municipal Ganemos Salamanca para iluminar con los colores de la bandera de la república la fachada el próximo día 14 de abril. El grupo alega que es una conmemoración como cualquiera de las muchas, y que en los últimos tiempos el Ayuntamiento casi no ha negado ninguna. Con esta sí lo ha hecho, igual que con una petición del PSOE para pintar de arco iris la fachada. Sí ha habido plácet para teñirla de verde por San Patricio, patrón de Irlanda...

 

En los últimos meses, y contando desde que el 17 de septiembre se iluminó de amarillo en apoyo al cáncer infantil, se ha teñido de una docena de colores y ha cambiado de color más que nunca en su historia reciente. Para cada ocasión, operarios de la empresa de la iluminación instalan filtros especiales. Y hasta se está barajando instalar un sistema de iluminación variable en una fuente céntrica para 'descargar' a la Plaza Mayor de homenajes.

 

La fachada se ha iluminado en los últimos meses de color verde para celebrar San Patricio, con la bandera de Bélgica por los atentados en Bruselas; de azul hace unos días en apoyo al autismo; de verde otra vez por las personas con discapacidad intelectural; de verde y amarillo por las enfermedades raras; de malva contra la violencia de género; de amarillo por los derechos humanos; el pasado día 12 de octubre los focos la 'pintaron' con los colores de la bandera de España; de azul contra la diabetes; de verde y naranja por las enfermedades de riñón; de rosa por el cáncer de mama; e incluso se ha apagado para participar en la iniciativa la hora del planeta.

 

De manera ficticia, la pasada Navidad incluso fue objeto de iluminación artística en Facebook. Y en junio se rechazó una petición del PSOE para que se iluminara con los colores del arco iris en apoyo a una petición del colectivo IGUALES para que se pudiera desplegar la bandera que identifica a los movimientos por la igualdad y los derechos sexuales.

Noticias relacionadas