La Plaza Mayor de Salamanca regresa a 1936 de la mano de Alejandro Amenábar y Miguel de Unamuno
Cyl dots mini

La Plaza Mayor de Salamanca regresa a 1936 de la mano de Alejandro Amenábar y Miguel de Unamuno

Alejandro Amenábar (Foto: Teresa Sánchez)
Ver album

Alejandro Amenábar supervisa desde primera hora la preparación para el rodaje de 'Mientras dure la guerra' en la Plaza Mayor de Salamanca. 

La Plaza Mayor de Salamanca ha retrocedido hasta los años 30 del siglo XX de la mano del director de cine Alejandro Amenábar, que rueda en el monumento escenas de su nueva película. 

 

'Mientras dure la guerra' es el título del largometraje producido Movistar+ dentro de su estrategia de creación de contenido original en la que, además de series. Alejandro Amenábar es el primer director que colabore con Movistar+ para en esta nueva estrategia cinematográfica y lo hace con en un filme que estará centrado en el viaje intelectual y ético de Miguel Unamuno durante los primeros meses tras el estallido de la Guerra Civil

 

Por eso lleva varios días rodando en Salamanca, en rincones distintos como el Patio Chico y la calle Compañía,y  ahora será el centro de la ciudad el que alberga al equipo liderado por el cineasta.

 

La estética de la Plaza Mayor se ha adecuado a la década de los años 30 del siglo pasado. La útlima puesta a punto ha comenzado a las 9.30 horas de este miércoles aunque desde ayer se han ido dando 'retoques' que han consistido, entre otras, en la recreación de un local de la época y desde hace días en la instalación de un parterre que simula parte de los jardines que existían en la Plaza Mayor en el tiempo histórico en el que se ambienta el filme. Asimismo, está previsto que se lleven a cabo modificaciones en las banderas del pabellón de la Casa Consistorial.

 

El rodaje se alargará durante toda la jornada y se puede alargar a expensas del tiempo. De hecho en las terrazas que hay dispuestas con el mobiliario de la época los plásticos son los protagonistas hasta que se escucha la voz de 'acción' para preservarlas del agua. También se pueden ver vehículos, bicicletas... todo para retroceder a la época. Son muchos los curiosos que siguen los trabajos de preparación, supervisados por el propio Amenábar, porque aunque no se puede transitar por la Plaza sí están libres sus soportales y desde allí se puede seguir todo. 

Noticias relacionadas