La plaza de Los Bandos se pasa al negro

La fachada recubierta en parte con material negro del antiguo Banco Popular genera controversia. Está autorizada, pero contrasta con el aspecto de los edificios que hay en los otros tres lados de la plaza de Los Bandos. El plan del casco antiguo podría haber aclarado esta situación.

Después de muchos años de trámites y un montón de meses en obras, el histórico edifcio del Banco de Castilla (ahora, Banco Popular) empieza a mostrar el aspecto que tendrá en su nueva etapa, convertido ahora en edificio de pisos, con garajes y locales comerciales. Sin embargo, su fachada ha introducido un color que no estaba presente hasta ahora en la plaza de Los Bandos, el negro, y que, además, contrasta con la estética general del resto de las construcciones de la plaza, en las que hay un protagonismo total y absoluto de la piedra.

 

En su reforma, la fachada de la antigua sede bancaria ha adoptado la pizarra como remate como se puede observar en las imágenes. Su protagonismo es notable y, en cierto modo, imita a la gran cristalera que, durante años, fue la principal nota arquitectónica de este edificio: el efecto óptico los hace parecidos. Sin embargo, aquella fachada nunca tuvo elementos de color negro y tampoco oscurso en la cantidad que ahora se ha utilizado. Sí mantiene el uso de las losas de piedra arenisca.

 

En las dos imágenes superiores, la nueva fachada del edificio bancario y la anterior.

 

El aspecto final de la nueva fachada cuenta, no obstante, con el visto bueno de la comisión territorial de patrimonio a un proyecto que lleva sobre la mesa desde 2010 y que ha sufrido numerosas modificaciones. Sin embargo, los presentes en la comisión municipal de Fomento, que se reunió este martes, echaban de menos haber contado con la opinión de la comisión técnico artística del Ayuntamiento. Este órgano se suele pronunciar sobre la idoneidad de cambios como este, que afectan a edificios en zona protegida por los títulos patrimoniales de la ciudad y que suele tener en cuenta también el entorno a la hora de pronunciarse a favor o en contra de reformas. El plan especial del casco antiguo, que está sin aprobar, podría haber aclarado la situación y facilitado que la comisión artística diera su opinión.

 

En este caso, el entorno dicta que el edificio del antiguo Banco de Castilla va a 'pintar' la plaza de otro color. El negro de su fachada llama la atención, por más que se parezca a su antigua cristalera, porque no hay ningún elemento así en los edificios de los otros tres lados de la plaza. En frente tiene la antigua sede del Banco de España, de piedra y con zócalos y pórtico de entrada en granito; a su derecha, el palacio de Garcigrande, sede de Caja Duero, con la misma solución de piedra y granito en el zócalo; a su izquierda, el antiguo edificio de la Seguridad Social, con idéntica fachada, la parroquia de Nuestra Señora del Carmen y la casa de María La Brava, todas en piedra.

 

Así que la nueva fachada del antiguo Banco de Castilla va a pintar, un poco, de negro la plaza de Los Bandos y se mantendrá como un elemento discordante que ya era, aunque quizás ahora lo sea un poco más.