La Platina, ni un solo piso y una única grúa en la "zona de más expansión de Salamanca"
Cyl dots mini

La Platina, ni un solo piso y una única grúa en la "zona de más expansión de Salamanca"

La única promoción en marcha en la zona de ensanche de Salamanca.

La cesión de dos solares públicos para educación e investigación, única salida para un sector que costó 15 millones urbanziar y sin una sola oferta para promover viviendas: se iban a hacer 1.900.

La explosión de la 'burbuja' inmobiliaria ha echado por tierra no sólo promociones urbanísticas, sino el propio planteamiento de instrumentos como el PGOU, que en menos de diez años ha quedado totalmente inútil, como un traje que le queda gigante a una Salamanca que ya no será como pronosticaba. Aquel plan mantenía que la capital llegaría a los 158.000 habitantes y que eso justificaría construir casi 30.000 viviendas nuevas; hoy somos menos de 145.000, hay miles de pisos vacíos y ni por asomo se van a construir los centenares de edificios previstos.

 

La prueba es el estado de los sectores en los que la ciudad se tenía que expandir. Muchos solares vacíos y construcciones a medias allí donde todavía se pudo promover algo antes del parón total de la construcción residencial. La última evidencia es la decisión del Ayuntamiento de Salamanca, que este martes inicia los trámites para ceder dos solares en el sector de La Platina a la Universidad de Salamanca y el CSIC para construir nuevas sedes. Es el único uso que se ha encontrado a esta extensión de terreno.

 

Una visita a la zona resulta desoladora. El sector de La Platina, urbanizado y listo para acoger pisos, está cerrado a cal y canto con una valla. No hay ni una sola construcción a la vista en la avenida Fernando Pessoa, aunque en 2016 se anunció la cesión de parcelas al patronato de la vivienda para futuras promociones. Lo previsto eran más de 1.900 viviendas.

 

Un poco más allá, la única grúa que se ve en esta gran extensión desde el cementerio hasta casi el límite municipal es una promoción de Solvia, residencial Fernando Pessoa, en una parcela de casi 6.000 metros cuadrados. De momento no hay ninguna estructura, pero sí una oficina de información y venta de los 56 pisos previstos "en la zona residencial de más expansión de Salamanca". A día de hoy, no tendría vecinos en centenares de metros a la redonda porque la 'competencia', otra inmobiliaria de banco, anuncia venta de suelo en un anuncio probablemente ya caducado.

 

 

Edificios oficiales en vez de pisos

 

Tras años sin saber qué hacer con todos estos solares, el consistorio anunció esta semana que sus nuevos planes para esta 'zona 0' del urbanismo residencial consisten, por ahora, en la construcción de dos edificios de docencia e investigación. Y otorga a los solares que se van a ceder un valor de 7 millones de euros, un cálculo totalmente hipotético porque la realidad es que no valen nada porque nadie se ha interesado por ellos para construir. Es sintomático que se cedan (se supone que a coste 'cero') para hacer sedes oficiales descartando el lucrativo negocio de la promoción  inmobiliaria, para la que parece se tira la toalla.

 

El Ayuntamiento invirtió cerca de 15 millones de euros de fondos municipales en urbanizar todo el sector 77 de La Platina. Lo hizo en los mejores años del 'boom' inmobiliario y el equipo de Gobierno del PP del anterior alcalde lo presentaba como un logro en 2011. Sin embargo, y ante la falta de promoción urbanística, lo tiene vallado para evitar en la medida de lo posible destrozos. Eso no exime la obligación que el consistorio ya tiene de dar servicios a esa urbanización sin edificios: hay que mantener, limpiar, reparar... Y eso tiene un coste. Recuperar parte sólo es posible si se le da algún uso.

 

 

El ensanche fallido de una Salamanca imposible

 

El sector 77 es lo que debía ser el ensanche de Salamanca, el lugar hacia el que se expandiría la ciudad. Sin embargo, no llegó a tiempo. En el sector de en frente, El Marín, si se llegó a construir tras urbanizar sus 300.000 metros cuadrados con una inversión de 12.970.337 euros. Se promovieron viviendas y nuevas instalaciones para las universidades, pero también está adornada con algunos pisos sin terminar que quedaron cuando el 'crack' de la construcción pinchó la burbuja inmobiliaria. Esta burbuja ya estaba desinflada cuando le llegó el turno a La Platina.

 

Según los datos relativos al planeamiento, tiene más de 500.000 metros cuadrados y se podían edificar hasta 214.000 metros cuadrados; lo previsto eran 1.910 viviendas de la tipología multifamiliares agrupadas. Ya entonces se vendían las vistas como su gran atractivo, al ser un terreno más elevado, especialmente en su parte superior. El nuevo barrio incluía un nuevo centro comercial con casi 100 tiendas y zonas de ocio, en el que la empresa Chelverton anunció que iba a invertir 50 millones de euros. Sin embargo, nada de esto se ha hecho, salvo la urbanización.