La plataforma ciudadana de San Esteban de la Sierra pide "respeto" por los olivos centenarios que el ensanche de la carretera arrancaría
Cyl dots mini

La plataforma ciudadana de San Esteban de la Sierra pide "respeto" por los olivos centenarios que el ensanche de la carretera arrancaría

Carretera DSA 241 entre Los Santos y San Esteban de la Sierra

Piden "la paralización inmediata de las diversas actuaciones que se estuvieran llevando a cabo en torno al proyecto (...) para garantizar la pervivencia del patrimonio natural histórico y cultural de nuestro pueblo".

Ante el proyecto de la Diputación Provincial de Salamanca de ensanche y refuerzo de firme de la carretera DSA 241 Los Santos a San Esteban de la Sierra, tramo de P.K. 5,350 hasta San Esteban de la Sierra en la intersección con la carretera provincial SA 205, que arrancaría olivos centenarios y arrasaría kilómetros de paredes de piedra seca, la plataforma ciudadana de San Esteban de la Sierra creada para su defensa manifiesta lo siguiente:

 

- Estar de acuerdo con el «ensanche y refuerzo del firme de dicha carretera, mejorando las características del trazado actual con las condiciones objetivo/adecuadas que se encuentran fijadas en el apartado 4 de la memoria descriptiva del documento “Plan Provincial de Carreteras de Salamanca 2006/2015” redactado por la Diputación Provincial de Salamanca para una carretera de la red secundaria en un tipo de terreno accidentado».

 

- Que el recorrido íntegro de dicha carretera dispone de anchura mínima de 6 metros entre paredes en todo su itinerario actual, anchura suficiente para la realización de dicho proyecto.

 

- Exigir la conservación de todos los olivos y paredes de piedra seca en su ubicación actual.

 

- Entendemos que la carretera debe adaptarse a las condiciones orográficas, medioambientales y económicas del territorio. Actualmente la sensibilidad social por la conservación y el respeto a la naturaleza, la historia y el patrimonio es muy elevada. Por ello, exigimos que el proyecto considere los olivos centenarios y las paredes de piedra seca como motivos suficientes para adaptar el trazado al ancho actual entre paredes.

 

La Plataforma asegura que todas las paredes existentes en el recorrido constituyen un patrimonio secular que ha cumplido históricamente una función evidente como mantener la tierra del bancal, permitir el cultivo, evitar la erosión de las laderas, ser efectivas en casos de incendios y ser refugio del lagarto ocelado (especie en grave peligro de extinción). Su destrucción agravaría la erosión, crearía taludes antiestéticos y destruiría un trabajo de siglos.

 

Y si las paredes son un referente en el paisaje, los olivos son patrimonio vivo, diferenciador con relación a otros muchos lugares de nuestra geografía, con valor económico, ecológico, estético y por supuesto sentimental para quienes desde siempre los hemos considerado parte de nosotros mismos. Es más, estamos ante uno de los mejores ejemplos de paisaje mediterráneo en el interior de la península donde se asocian la vid, el olivo y los frutales, antaño el cereal. Es notorio que estas tierras se hallan en el límite térmico del olivo y que la desaparición de ejemplares de más de ochocientos años causaría un daño irreparable por ser integrante fundamental en la estética paisajística, hábitat también de rapaces y otros depredadores.