La plaga del verano... es el fuego