La pista Carlos Gil Pérez, 'fija' para acoger campeonatos cada invierno

Tras el absoluto, la RFEA cuenta con la pista Carlos Gil Pérez para acoger más competiciones indoor, las que más difícil tienen encontrar sede.

NUEVO 'CONTRATO'

 

La celebración del Campeonato de España absoluto indoor pone fin a los primeros compromisos entre la RFEA y el Ayuntamiento de Salamanca. El retraso en el estreno de la pista el año pasado obligó a cumplir con el encuentro internacionales de pruebas combinadas con atletas de Francia y Gran Bretaña y el juvenil. Las vibraciones entre el equipo de Gobierno y la federación parecen buenas, así que sería el momento de establecer más compromisos a futuro.

El Campeonato de España absoluto indoor que se ha celebrado este fin de semana en Salamanca puede ser el inicio de una larga serie de competiciones en la pista cubierta Carlos Gil Pérez. Después de casi quince años sin grandes competiciones atléticas, el estreno de la instalación y la relativa escasez de este tipo de pistas va a convertir en habitual el nombre de Salamanca en los calendarios de competición.

 

A día de hoy, son nueve las competiciones de pista cubierta que hay que repartir cada año. Son los campeonatos de España de cadete en adelante, el absoluto, el de veteranos, la Copa del Reina y de la Reina de Clubes, la copa de clubes júnior, la de clubes cadete y la de veteranos. A ello hay que sumar encuentros internacionales y, aunque más inaccesibles, las citas de Europeo y Mundial. Todas se disputan en un estrecho margen de semanas, coinciden en fines de semana, con lo que hay que repartirlas.

 

Actualmente son media docena las pistas disponibles. A los estrenos en los últimos años de Salamanca, Madrid-Gallur, Antequera y Sabadell, hay que sumar las pistas de San Sebastián, Oviedo, Zaragoza o Valencia. Esto supone que la pista Carlos Gil Pérez es fija para acoger campeonatos todos los años. Lo normal es que la RFEA la 'reclame' para los campeonatos cadete, juvenil, júnior o promesa casi cada año; se trata de competiciones más sencillas de organizar, sin las necesidades logísticas del absoluto.

 

Más difícil puede ser acoger un campeonato de clubes, pero sí sería opción en caso de que alguno de Salamanca se clasificara. Los encuentros internacionales de selecciones o las concentraciones de los sectores de velocidad (que ya se han celebrado), saltos o mediofondo podrían ser el día a día. Y para las grandes ocasiones quedaría el Campeonato de España absoluto y una Copa de Europa, que estaba entre los objetivos iniciales. Un Europeo o un Mundial son palabras mayores: su coste se mide en millones de euros (cinco el último mundial, dos para la federación internacional).

 

El presidente de la RFEA, Raúl Chapado, considera que "este tipo de instalaciones, con la inversión que se ha hecho, es importante que tengan competiciones". Sin embargo, la pelota está en el tejado del propietario de la pista, el Ayuntamiento. La teoría dice que la federación licita los campeonatos, es decir, propone unas condiciones y escucha ofertas; han sido muchos los años en los que ha habido problemas para cubrir campeonatos, bien por falta de instalaciones (cado del indoor) como por falta de contendientes. De hecho, Salamanca tiene una gran pista de atletismo como el Helmántico y hace años que no concursa por el nacional al aire libre.

 

Para organizar un campeonato de este nivel hace falta estar dispuesto a sufragar los 115.000 euros de presupuesto, que se han pagado con 75.000 euros de subvención municipal y la cesión de la pista; la RFEA tiene, además, el ingreso de las inscripciones (10 euros por atleta), de las entradas (ha estado lleno, se calcularon 20.000 euros en este capítulo) y algún ingreso más. Un juvenil o promesa son campeonatos menos complejos, también menos solicitados, con menor presupuesto y para los que la federación siempre 'cede' un poco más en lugar de buscar al mejor postor.