La pesquera no es una zona de baño autorizada en Salamanca; solo Puente del Congosto cuenta con esa licencia

Un año más, Salamanca solo cuenta con una zona de baño oficial durante los meses de verano.

Ciudad Rodrigo no cuenta con ninguna zona de baño autorizada para los meses de verano, por lo que la pesquera carece de cualquier licencia oficial para tal uso. En 2013, y como ya ha ocurrido en años anteriores, Salamanca solo cuenta con una zona de baño autorizada que no es otra que la ubicada en la localidad de Puentes del Congosto, por lo que el desgraciado incidente se ha producido en una zona no habilitada para tal fin.

 

No obstante, cada verano, miles de bañistas de Ciudad Rodrigo, de otras zonas de la provincia y turistas pasan por este lugar para pasar la tarde al lado del río y bañarse, por lo que la mala fortuna ha vuelto a ser protagonista.

 

Por su parte, Castilla y León cuenta con 28 zonas de baño autorizadas en ríos, gargantas, embalses y lagos repartidos por las diferentes provincias para la presente temporada, que se extenderá desde este sábado al 15 de septiembre.

  

Así se desprende del Censo Oficial de Zonas de Baño, donde se recogen estas zonas autorizadas por la Dirección General de Salud Pública, dependiente de la Consejería de Sanidad, tras la solicitud de los ayuntamientos que han optado por pedir su inclusión en el censo, que suma este año las mismas zonas que en 2012.

 

NORMATIVA

  

El Censo de Zonas de Baño se elabora previa solicitud del ayuntamiento de cada término municipal, que debe formular una solicitud a la Consejería de Sanidad antes del 1 de febrero de cada año. La Dirección General de Salud Pública determina el calendario de control de la calidad de las aguas para cada temporada, a lo largo de la cual se tomarán, como mínimo, ocho muestras de agua para su análisis.

 

La aptitud de las aguas para el baño se determinará por el resultado de la inspección visual en la que se valora la transparencia del agua y la existencia de contaminación o por la presencia de materias flontantes, sustancias tensioactivas, restos orgánicos y cualquier otro residuo u organismo así como por el cumplimiento de los valores paramétricos de enterococos intestinales y de escherichia coli fijados por la Consejería de Sanidad en función de los riesgos existentes para la salud de los bañistas.

  

Así, los ayuntamientos tendrán que informar puntualmente a los bañistas sobre la aptitud de las aguas para el baño mediante la colocación del correspondiente cartel indicador y demás medios de comunicación que estime competentes.

  

En concreto, la información a la población que figurará en los carteles deberá ser "agua apta para el baño", "no apta" o "zona donde queda prohibido el baño temporalmente", en caso de que se declare una contaminación de corta duración, una situación anómala o una circunstancia excepcional.

 

CONSEJOS

  

Además, de cara a los usuarios, la Agencia de Protección de la Salud y Seguridad Alimentaria ha establecido una serie de consejos para los usuarios de las zonas de baño en Castilla y León.

  

En concreto, se aconseja asegurarse de que en el lugar elegido está permitida la práctica del baño, prestar especial atención a los remolinos, muy frecuentes en ríos y embalses y no dejarse llevar por la corriente subido en flotadores.

  

De la misma forma, es recomendable utilizar sandalias de plástico para sumergirse y, si se va acompañado de niños, no perderlos nunca de vista aunque sepan nadar o aunque estén equipados con flotadores.

  

Además, la Agencia pide mantener la zona de playa de la zona de baño limpia, usar las papeleras y contenedores de residuos, entrar al agua poco a poco, sobre todo después de haber tomado el sol y beber suficiente líquido sin abusar de las bebidas alcohólicas.

  

Por otra parte, se recuerda que se debe comprobar que el agua que se bebe es un agua apta para el consumo humano, conservar los alimentos refrigerados para evitar intoxicaciones e infecciones alimentarias.

  

También se aconseja resguardarse del sol y use siempre protectores solares, precauciones que especialmente se deben tomar con los niños y, ante cualquier emergencia, llamar al 112.