La pesquera de Tejares resurge con todas las de la ley
Cyl dots mini

La pesquera de Tejares resurge con todas las de la ley

La pesquera de Tejares, ya reconstruida. Foto: F. Oliva
Ver album

Una modificación del PGOU, propuesta por Ganemos en plena lucha para evitar su derribo, devolverá al dique tormesino la condición de lugar protegido que perdió hace años.

Con todas las de la ley, de manera literal. El resurgir de la pesquera de Tejares es un hecho después de años en los que su futuro estuvo amenazado, incluso, con el derribo definitivo de un lugar que es parte de la historia de Salamanca. Afortunadamente, las dudas y las contradicciones sobre lo que se tenía que hacer en la pesquera han acabado, y pronto contará de nuevo con una protección que se le arrebató en un tiempo en el que parecía un estorbo para otros planes.

 

En la próxima comisión de Fomento, este martes, se aprobará una modificación del PGOU para declarar la pesquera de Tejares y su entorno en conjunto etnológico. La declaración da cumplidos diversos compromisos recientes y asegura la protección legal de un lugar privilegiado que, se crea o no, ha estado seriamente amenazado. Su protección lo impedirá, como podía haber impedido tres años de avatares de haber conservado una declaración que ya tenía y que se le arrebató.

 

Claro, que ahora nadie duda de que el lugar es maravilloso y hay que protegerlo. Sólo hay que darse un paseo para comprobar lo bien que le ha sentado al lugar el arreglo del boquete que tenía su dique, y que se pasó tres años abierto; la limpieza de toda la maleza acumulada; el arreglo de las compuertas que permitían crear un bonito embalse en la orilla de Tejares, donde ahora se han puesto el mirador y el nuevo pantalán.

 

Sin embargo, hace no tanto que la CHD planteó derribar de manera definitiva y por completo el dique, privando a la ciudad de un lugar tan literario. De todos es conocido que el pícaro Lázaro de Tormes sitúa su nacimiento en la «aldea de Tejares, dentro del río Tormes», donde su padre era el encargado de «una molienda de una aceña que está ribera de aquel río, en el cual fue molinero». Esa aceña es la de Tejares. A pesar de ello, se buscó la excusa de una segunda pesquera para reescribir la historia.

 

 

En 2015, el grupo municipal Ganemos (junto con el PSOE, el que más ha insistido con la pesquera) planteó al pleno del Ayuntamiento de Salamanca una moción para devolver la protección a la pesquera y que volviera a figurar en el Catálogo de elementos etnológicos del PGOU como elemento dotado de protección integral. Una ficha de protección (nº EE – 11) daba a la pesquera un interés histórico (por ser “construcción fluvial con numerosas referencias documentales”), cultural (como “pervivencia secular con escasas modificaciones constructivas”), funcional (por ser “elemento de canalización del agua hacia la aceña situada en la ribera del río”) y paisajístico/urbano, pues “se integra en la imagen del río y de la ciudad”. Pero el anterior equipo de Gobierno decidió retirar esa ficha, eliminarla. Y con esta decisión le arrebataba la protección.

 

Aquella moción de Ganemos tuvo el apoyo de PSOE y Cs y salió adelante en el pleno del 28 de diciembre de 2015. El PP, por su parte, votó en contra. El mandato de la corporación existía y ahora, más de tres años después, se le dará cumplimiento si, como parece, se aprueba el dictamen.