La peor semana de la quinta ola en Salamanca: incidencia estancada, repunte de contagiosidad y cuatro muertos
Tribuna mini Saltar publicidad
Asanz 600x800 file
Cyl dots mini

La peor semana de la quinta ola en Salamanca: incidencia estancada, repunte de contagiosidad y cuatro muertos

La incidencia prácticamente no baja, mientras el virus repunta en contagiosidad y los ingresos de semanas pasadas se pagan en fallecimientos en el Hospital.

La tercera semana de agosto está siendo la peor de la quinta ola en Salamanca y su evolución no apunta nada bueno. Lo más grave, los cuatro fallecidos en el Hospital, la peor cifra semanal de este mes en el que los contagios no terminan de reducirse, el virus ha aumentado su contagiosidad y la incidencia está estancada. Datos que invitan a pensar que la provincia no va a mejorar lo suficiente de cara a la próxima semana, cuando se tiene que tomar la decisión sobre si las restricciones seguirán a partir del 30 de agosto... Muchos ya piensan en unas Ferias y Fiestas en alto nivel de riesgo.

 

Las cifras de Sacyl son elocuentes. Lo peor está en el Hospital, donde se han registrado cuatro fallecimientos esta semana: la anterior no hubo ninguno y la primera de agosto sólo dos, los mismos que la última de julio. Así que es la peor de la quinta ola. La situación confirma los temores de los expertos: tras los contagios y los ingresos llega la lucha por la vida en planta y UCI, a veces con fatales consecuencias. El complejo asistencial está por ahora con 13 efermos de Covid en planta y cinco en críticos, mejor que los 15 y 5 del 16 de agosto, pero todavía muchos.

 

La incidencia prácticamente está estancada. De hecho, llega a este domingo en 286 a 14 días por los 290 de siete días atrás, una mejoría prácticamente nula. Su comportamiento está lejos de ser tranquilizador porque este estancamiento se esperaría en niveles muy inferiores de incidencia, próximos a los 25 casos por 100.000 habitantes, pero no en cifras diez veces superiores. La incidencia a 7 días también sigue alta, igual que la de los mayores de 65 años, que siguen siendo un colectivo delicado a pesar de la vacuna. Por cierto, que de lunes a viernes se han puesto poco más de 9.000 vacunas en Salamanca, una cifra muy reducida.

 

No hay que olvidar que la incidencia está en nivel muy alto de riesgo del 'semáforo' y que no bajará de ahí hasta que no esté por debajo de 150, algo que hoy por hoy parece difícil de alcanzar. Y habrá que ver el efecto que tengan las fiestas y celebraciones del pasado 15 de agosto.

 

Del semáforo llaman la atención también los datos de la positividad, por encima del 12%, y de la trazabilidad, sólo del 46%: la mitad de los casos no dejan pistas suficientes y uno de cada diez da positivo.

 

De lo más preocupante, el número reproductivo instantáneo, que describe cómo de contagioso es el virus. Hoy por hoy, Salamanca es la única provincia en la que este indicador está por encima de '1' y lleva así precisamete desde comienzos de la semana. Significa que por cada enfermo hay un nuevo contagiado.