La pedagógica y divertida labor de un policía municipal de Noreña para explicar que hay que seguir en casa

Altavoz en mano, el policía municipal de Noreña recorre sus calles pidiendo a la gente que se quede en casa y además también lo hace en un idioma que sólo entienden los niños, el de Pikachu. 

Trabaja en la localidad asturiana de Noreña pero su labor didáctica altavoz en mano se ha viralizado en redes por la forma simpática que tiene de explicar la situación a sus vecinos.

 

El policía municipal se va deteniendo en diferentes puntos de la localidad mientras realiza su recorrido controlando que no haya personas en las calles y en la noche del domingo además intentó animar a todos ante las tres semanas que aun restan de confinamiento, como poco, y además con gracia porque como él dice: "Va a acabarse rápido porque en pasando dos días después de pasado mañana ya es viernes, y la semana fuera", y además recuerda que vamos "con ventaja porque ya sabemos lo que tenemos que hacer. Llevamos esta semana entrenando". 

 

Y en su recorrido tiene además un mensaje para los niños, que sólo ellos pueden entender. ″¿Hay niños por ahí?”, pregunta después antes de leer una carta de Pikachu para ellos. “Pika pi pika pika pi pika pi pika pika pi Pikachu”, comienza a recitar, provocando las risas en los balcones. “Yo creo que viene a decir que os portéis bien y que hay que aguantar dos semanas más”, resume.

 

En otro speech, tras dar la “mala noticia” de que al día siguiente va a llover, da ánimos a los vecinos: “Va a salir todo bien, ya lo veréis. Está la cosa bien encarrilada. Empiezan a darnos la razón los números”.