La patronal justifica demandar: "Si los negocios se tienen que cerrar por obligación, tienen derecho reclamar"
Cyl dots mini

La patronal justifica demandar: "Si los negocios se tienen que cerrar por obligación, tienen derecho reclamar"

Aparicio pone el ejemplo de las medidas de Madrid y asegura que han respetado compatibilizar salud y economía "pero que esto no ha sido así".

El presidente de CEOE Castilla y León, Santiago Aparicio, defiende el derecho a reclamar de los empresarios y autónomos por los cierres impuestos por el Gobierno autonómico como medidas restrictivas para evitar la propagación del COVID-19. “Ha habido cierres perimetrales, ha habido limitaciones, restricciones de todo tipo y, lógicamente, si los negocios se tienen que cerrar por obligación tienen un derecho los empresarios y los autónomos de reclamar lo que les corresponde, de reclamar por esa imposición de cierre”, exclamó.

 

En este sentido, Aparicio reconoció que la patronal de Castilla y León “siempre ha sido muy respetuosa con las decisiones sanitarias que se han tomado” y resaltó que “siempre hemos dicho que había que compatibilizar sanidad y economía”. Sin embargo, criticó que “las cosas se pueden compatibilizar” y que “se está viendo hay ejemplos que son claros, concretos y concisos como es la Comunidad de Madrid en ese sentido”. “Estamos trabajando para que eso sea así y eso, por desgracia, no ha sido así hasta el momento”, lamentó Aparicio.

 

El presidente de CEOE Castilla y León y el presidente de la Confederación de Asociaciones Empresariales de Burgos (FAE), Miguel Ángel Benavente, acompañados por el presidente de la Asociación de Concesionarios de Burgos (Aconauto), Carlos Arce, ofrecieron una rueda de prensa por vía telemática para analizar la situación de un sector, que está sufriendo los efectos de la crisis, tras la caída del 25 por ciento en la matriculación de turismos y todoterrenos a lo largo de 2020 en la Comunidad.

 

En esta línea, Aparicio abogó por la necesidad de eliminar la incertidumbre con anuncios de ministros del actual Gobierno central sobre el diésel. “Hay que tratar de evitar que también esa demanda se pueda reactivar y es que no haya incertidumbre”, dijo, y agregó que “la incertidumbre es muy mala para todas las actividades de la vida cotidiana y, en este caso, en el económico es todavía mucho peor”. “Y esa incertidumbre en la cual nos hemos visto abocados en estos dos últimos años porque el ministro de turno decía que si el diésel contaminaba más, que si la gasolina no sé qué…”, apostilló.

 

Asimismo, reiteró que las previsiones en el sector para 2020 no se han cumplido dado que ha habido una caída en la matriculación de vehículos de un 25 por ciento. Si bien, señaló que “hay una recuperación pendientes de la evolución de la pandemia y de cómo vaya el ritmo de la vacunación” y añadió que también “va a depender mucho de la demanda de la gente, de la renta familiar de que se disponga y por eso hay que inyectar de liquidez a las empresas para que éstas sobrevivan”.

 

Además, se refirió a que el primer trimestre de este 2021 se verá muy afectado por la subida del impuesto de matriculación en enero y el fin del plan Renove. Algo en lo que coincidió el presidente de la Asociación de Concesionarios de Burgos (Aconauto), Carlos Arce, quien estimó que el primer semestre del presente ejercicio va a ser “muy malo” y la tendencia seguirá en la misma línea aunque precisó que depende de la evolución de la pandemia. “Hasta 2022 no recuperaremos los números normales de 2019”, advirtió.