La patronal de la minería defiende que la mina de Retortillo dejará el lugar "como estaba" o mejor

Vita del  Monte de Retortillo

Confedem defiende la apertura de la mina de Retortillo por contar con "los estándares más altos de calidad" y que al finalizar la actividad dejará el territorio como estaba o en mejores condiciones medioambientales".

La Confederación Nacional de Empresarios de la Minería y Metalurgia (Confedem) ha defendido la apertura del proyecto de minería de uranio que Berkeley Minera España desarrolla en Retortillo (Salamanca) al considerar que se trata de "una minería sostenible que se llevará a cabo bajo los estándares más altos de calidad en este ámbito, donde al finalizar la actividad dejará el territorio como estaba o en mejores condiciones medioambientales".

 

El proyecto de Berkeley Minera España en Retortillo es "uno de los más importantes en España, ya que producirá el diez por ciento de uranio del total de la demanda de la Unión Europea", ha apuntado. En el comunicado de la Confederación Nacional de Empresarios de la Minería y Metalurgia, la organización minera ha destacado que es "un proyecto en el que llevan invertidos más de 70 millones de euros en los últimos diez años y en los próximos cuatro años está prevista una inversión de 250 millones de euros".

 

"Estamos seguros que este proyecto de minería de Uranio revitalizará las comunidades locales y en general la provincia de Salamanca creando 450 puestos de trabajo directos y más de 2.000 empleos indirectos", ha continuado. Confedem ha señalado que "todo esto supondrá que esta mejora no sólo sea a nivel local sino general, 180 millones de euros son los impuestos que Berkeley Minera España tendrá que pagar, dinero que repercutirá en toda España".

 

Para finalizar, la confederación ha hecho referencia a los datos del Panorama Minero del Instituto Geológico y Minero (IGME), en 2014, últimos disponibles, en los que se recoge que España importó 68.440 millones de euros en recursos minerales, de los cuales un 80 por ciento fueron recursos energéticos y un 20 por ciento (14.165 millones de euros) rocas y minerales industriales y minerales metálicos. "Estas importaciones generaron al país un déficit de 39.544 millones de euros, el 40 por ciento del cuál correspondió a rocas y minerales industriales y minerales metálicos", ha señalado Confedem.