La paradoja de la despoblación: Las cinco zonas con más incidencia de la provincia tienen menos de 20 casos

El reducido número de tarjetas sanitarias en muchas zonas rurales provoca que con tan solo un positivo se supere el 5% de incidencia que marca la Junta para que su color sea naranja en el mapa.

La despoblación del medio rural de Salamanca es un problema que afecta a muchos ámbitos de la vida y en tiempos de una pandemia mundial ha quedado demostrado que la incidencia del virus puede variar en función de si hay más o menos población. Si durante lo más duro de la pandemia muchos municipios se han mantenido libres de casos, ahora, durante esta segunda ola, en la que el mapa de la Junta se tiñe de verde, amarillo o naranja según la incidencia, tan solo un positivo en muchas zonas de salud de la provincia supone que pasen a ser considerada como zona de riesgo (en naranja).

 

Así, muchas zonas de salud en el medio rural charro tienen una incidencia similar o superior a las de zonas de la capital y, sin embargo, tienen muchos menos casos. Los cinco puntos con más incidencia de la provincia, según los últimos datos publicados por la Consejería de Sanidad, tienen todos menos de 20 casos, mientras que en zonas urbanas, con una incidencia similar el número de positivos confirmados es muy superior.

 

En concreto, en estos momentos la zona de salud con mayor incidencia de la provincia es Pedrosillo el Ralo, con un 23,00% pero con tan solo siete casos. Sin embargo, en la capital Garrido Norte tiene una incidencia similar, un 23,08%, aunque el número de casos se multiplica hasta llegar a los 43 positivos. 

 

En esta misma situación se encuentran Aldeadávila de la Ribera (14,65% de incidencia y 5 PCR positivas), Periurbana Sur (14,40% de incidencia y 19 PCR positivas), Vitigudino (13,18% de incidencia y 10 PCR positivas) y Calzada de Valdunciel (12,32% de incidencia y 5 PCR positivas).

 

Sin embargo, en la capital las zonas con una incidencia superior al 13% registran más de 24 casos. Esto se debe a la forma de calcular la incidencia. Y es que se contabiliza la tasa de personas con primera PCR positiva por 10.000 tarjetas sanitarias de cada zona básica de salud, lo que supone que en muchos casos una sola PCR positiva suponga más del 5% que estipula la Junta para establecer el color naranja en la zona de salud y que se pase del verde al naranja en apenas 24 horas.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: