La pandemia descalabra los datos demográficos de Salamanca: mínimo de bebés y bodas, muertes disparadas
Cyl dots mini

La pandemia descalabra los datos demográficos de Salamanca: mínimo de bebés y bodas, muertes disparadas

La pandemia acentúa los problemas demográficos de la provincia, que registra una décima parte de las bodas, apunta a mínimo de nacimientos y apunta a un 40% más de defunciones.

La salud demográfica de Salamanca es bastante delicada y el Covid ha venido a terminar de estropearla. Al aumento esperado de defunciones, ya que la provincia es una de las más afectadas por el incremento de muertes en los meses de la pandemia (un 36% más de la media de la última década) se suman dos efectos colaterales que afectan a los nacimientos y a los matrimonios.

 

Según los datos correspondienes al primer semestre de 2020, publicados por el INE, el número de nacimientos se redujo un 4,2% en España, mientras que el de defunciones aumentó un 19,6%. El crecimiento vegetativo de la población presentó un saldo negativo de 94.326 personas durante la primera mitad del año. Y el número de matrimonios disminuyó un 60,8% respecto al mismo periodo de 2019. Cifras que en el caso de Salamanca toman tintes de máximos.

 

En el caso de los nacimientos, en los seis primeros meses del año nacieron 909 niños en la provincia. La cifras es muy baja, más incluso que la media. En 2019 nacieron en Salamanca 1.933 niños, que ya es la cifra histórica mínima desde que hay datos (1941). Si el segundo semestre del año pasado repite cifras, se superarán por poco los 1.800, nuevo récord negativo.

 

En el caso de los matrimonios, la reducción es casi escandalosa, aunque tiene su por qué. Según el INE se registraron 98 entre enero y junio del año pasado: en todo 2019 ya fueron pocos, el mínimo histórico, pero sumaron 944. Si la evolución sigue el mismo ritmo, 2020 terminará con dos centenares: contando con que desde julio ha habido cierres y restricciones de todo tipo para ceremonias, reuniones y hostelería, no es difícil pensar que la cifra no remontará.

 

Y por último están las defunciones. Entre enero y junio el INE apuntó 2.953 en Salamanca (por 909 nacimientos, recordemos), que sería 6.000 por año completo: el máximo es de 2019 cuando fallecieron 4.045. De nuevo, el dato anual del nefasto 2020 apunta a histórico. No es de extrañar porque Salamanca lidera el incremento de mortalidad del año pasado por encima de un 35% extra.