La pandemia de coronavirus amenaza las comuniones en Salamanca: toca adaptar fechas o posponerlas
Cyl dots mini

La pandemia de coronavirus amenaza las comuniones en Salamanca: toca adaptar fechas o posponerlas

Uno de los vestidos que se pueden adquirir en la tienda Burrito Pepe en la calle Menéndez Pelayo. JORGE IGLESIAS

La Diócesis no ha tomado una decisión todavía, pero admite preocupación en los padres: cuando llegue la época, cada párroco decidirá. Todo apunta a que habrá que adaptar fechas o posponerlas.

El avance imparable del coronavirus en Salamanca, una de las provincias más afectadas de Castilla y León con 629 casos confirmados y 54 muertes, va a poner patas arriba el calendario. Suspendida la Semana Santa y con las clases o el propio final del estado de alarma en el aire, son muchos los eventos que van a ver trastocadas sus fechas. Y puede que también le toque a la época de las comuniones.

 

Mayo está a poco más de un mes vista y son muchas las voces que estiman que no se podrá volver a la normalidad hasta entonces o incluso junio. Eso supone que se mantendrán las medidas de confinamiento y cuarentena social que, por ejemplo, han llevado a suspender toda actividad docente o eclesiástica y cerrar tanto las iglesias como los restaurantes, los elementos que intervienen en la celebración de las comuniones.

 

Tradicionalmente, las comuniones se prolongan de mayo a junio en Salamanca, pero no es seguro que la situación actual haya mejorado por completo. Ante esta tesitura, varios obispos de España han recomendado aplazar las primeras comuniones y confirmaciones, que tradicionalmente se celebran en mayo, a los meses de septiembre, octubre y noviembre.

 

En el caso de Salamanca, TRIBUNA se ha puesto en contacto con la Diócesis para conocer la postura sobre este asunto. Según su departamento de comunicación, hasta que no se levante el estado de alarma y sean las autoridades sanitarias las que consideren oportuno que se puede hacer ya una vida normal, no se van a tomar decisiones sobre ello. Además, reconocen que existe preocupación entre muchos padres y que, conforme a la situación llegada la época de las celebraciones, cada párroco establecerá, en diálogo con las familias, las fechas en las que se llevarán a cabo.

 

Así que, por ahora, hay que esperar, pero parece que tocará adaptar las comuniones a lo que dicten las circunstancias, lo que hoy en día significa depender de la evolución del coronavirus. Tampoco se puede descartar que finalmente las celebraciones se tengan que posponer en función de cómo evolucione el estado de alarma generado por el coronavirus