La oposición no olvida las responsabilidades políticas por El Corte Inglés y no descarta reclamaciones a los responsables

Ganemos apuesta por pedir responsabilidades personales a Lanzarote, Rodríguez y quienes concedieran las licencias si prospera la reclamación de El Corte Inglés, mientras el PSOE no olvida que habrá que depurar las responsabilidades políticas una vez se cierre el capítulo urbanístico.

El equipo de Gobierno ha diseñado una larga hoja de ruta para alcanzar la 'solución' al caso El Corte Inglés. Pero hay un punto que no figura en los planes de Fernández Mañueco, y sí en los de la oposición: el capítulo de las responsabilidades. Tanto PSOE como Ganemos e incluso Ciudadanos han dado prioridad a encontrar una salida al embrollo urbanístico causado por un anterior equipo del PP, y centran sus esfuerzos en conseguirla, pero no se olvidan de que detrás de las licencias anuladas hay nombres y apellidos.

 

Así lo ha puesto de manifiesto Ganemos este martes. El grupo municipal lamenta que el PP en el Ayuntamiento no haya movido un solo dedo para actuar contra la reclamación patrimonial que ha presentado El Corte Inglés: 150 millones de euros que tendría que pagar el Ayuntamiento por el perjuicio que causaría a los grandes almacenes un hipotético cierre. "No se ha movido un dedo contra esto y tiene que haber responsabilidades", mantienen.

 

Y ha abierto la vía de las responsabilidades económicas personales. "Si el PP reconoce algún tipo de indemnización habrá  una reclamación de responsabilidad personal a los responsables de las licencias", ha dicho Gabriel Risco. Esto apunta directamente al exalcalde Julián Lanzarote, al concejal Fernando Rodríguez y a los responsables de Junta y Ministerio.

 

Por su parte, desde el PSOE también se centran en resolver la madeja que ha dejado la nulidad del ordenamiento urbanístico diseñado para el centro comercial y la anulación de todas las licencias concedidas sobre su base. Y como Ganemos, tampoco olvidan que una vez se arregle la situación creada habrá que depurar las correspondientes responsabilidades políticas, porque las hay. Para el portavoz socialista, la sola aprobación de una nueva modificación puntual supone reconocer que el anterior no valía y se hizo mal. Suficiente para pedir las correspondientes responsabilidades al concejal más señalado, Fernando Rodríguez.

 

Y aunque de manera más tibia, Ciudadanos también ha manifestado en numerosas ocasiones que lo primero es devolver la legalidad urbanística al centro comercial y resolver este problema, pero que después habrá que poner sobre la mesa la autoría de la gestión que ha tenido en vilo este proyecto durante una década.