La nueva y flamante pasarela sobre el Tormes, para otoño: 167 metros para unir los dos lados de Salamanca
Cyl dots mini

La nueva y flamante pasarela sobre el Tormes, para otoño: 167 metros para unir los dos lados de Salamanca

La pasarela, que forma parte de un plan para salvar el obstáculo del río entre barrios, es la más espectacular de las nuevas estructuras proyectadas sobre el Tormes.

El Ayuntamiento de Salamanca está construyendo una nueva pasarela peatonal y ciclista sobre el río Tormes, entre la prolongación del paseo Lunes de Aguas y la calle Juan Ruíz Peña, para mejorar la conexión entre los barrios trastormesinos y Huerta Otea con una inversión de 1.488.482,54 euros. La nueva estructura lleva en obras desde el pasado otoño y está previsto estrenarla el próximo octubre. Por ahora, están hechos los trabajos en ambas orillas y los pilares en el lecho del río para recibir la estructura.

 

Este proyecto es uno de los que forman parte de la estrategia Tormes+, que en total cuenta con un presupuesto en torno a 24 millones de euros, cofinanciados por los fondos FEDER y el Ayuntamiento de Salamanca. Eso puede ser un problema porque se necesitan permisos de la CHD para llevar a cabo las obras, igual que para otros proyectos, y estos no llegan: si se retrasan podrían estar en riesgo los fondos europeos con los que se financia la obra.

 

El alcalde, Carlos García Carbayo, ha destacado durante una visita a los trabajos, retomados tras la paralización impuesta por la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) durante el periodo invernal, que las obras entran en su recta final para que la nueva pasarela esté abierta al público durante el próximo otoño.

 

Antes del parón ya fueron construidos el estribo de la margen derecha (en Huerta Otea) y la cimentación mediante pilotes de las 4 pilas, actualmente se están ejecutando los alzados del estribo de la margen izquierda (junto a los huertos urbanos) y se continúa con la fabricación de la estructura metálica en taller.

 

A partir de junio, se procederá a la colocación de los mástiles de las pilas y toda la estructura atirantada hasta completar una pasarela con una longitud de 167 metros, distribuidos en cinco vanos con un ancho útil de 5 metros, y una pendiente longitudinal variable, situándose el punto alto en el centro de la pasarela. La sección transversal estará formada por dos vigas cajón laterales de 66 centímetros de ancho y 79 de canto, de acero y forma trapezoidal.

 

La nueva pasarela dispondrá de cuatro pilas en el cauce del río, en forma de V, con un travesaño superior situado a media altura que permite dar apoyo al tablero a través de aparatos de apoyo de neopreno zunchado. Dichas pilas, que se elevarán sobre la rasante 5,25 metros, servirán además como punto de anclaje de los tirantes.

Noticias relacionadas