La nueva subestación de Cañadillas mejora el suministro de Iberdrola en Salamanca

Nueva subestación de Iberdrola en Cañadillas

Esta infraestructura eléctrica reforzará la garantía de suministro y la capacidad de distribución en la zona de Guijuelo, Béjar y Santa Teresa.

Iberdrola mejorará el suministro eléctrico en la provincia de Salamanca gracias a la puesta en marcha de la nueva subestación transformadora Cañadillas, sita en el municipio salmantino de Guijuelo.

 

El período de ejecución de esta nueva infraestructura eléctrica ha sido de 18 meses y ha supuesto una inversión de 3,2 millones de euros. En la financiación de la subestación han colaborado Daytal Resources Spain, Grupo Alimentario Naturiber y el Ayuntamiento de Fuenterroble de Salvatierra.

 

Esta instalación tiene como objetivo satisfacer las necesidades de suministro demandadas en el entorno de Guijuelo y Fuenterroble. De forma habitual, suministrará energía a los clientes que se conectan al sistema de 45 kilovoltios (kV) y mejorará la calidad de servicio que venía ofreciendo la subestación Guijuelo a sus más de 3.400 clientes.

 

La nueva infraestructura cuenta con un transformador de 15 megavoltio amperios (MVA) de potencia que convertirá la muy alta tensión -132 (kV)- en alta tensión -45 kV-. Además, está dotada de un sistema 132 kV intemperie con una posición de línea y un sistema de 45 kV en doble barra con celdas blindadas en gas compuesto por una posición de línea, una de transformador, enlace de barras, servicios auxiliares -asegurando la actividad de mantenimiento en el interior de la subestación- y medida.

 

La nueva construcción responde a un modelo mixto que combina los espacios aéreo y subterráneo. Además, y con el objetivo de minimizar el impacto visual del conjunto de la infraestructura, la Compañía ha dispuesto de un edificio en el que se ubican los equipos de control, protección y comunicación necesarios para el correcto funcionamiento de la subestación.

 

La subestación transformadora Cañadillas será supervisada, controlada y operada por medio de un sistema de telecontrol desde el Centro de Operaciones de Distribución (COD) que el Grupo tiene instalado en la capital vallisoletana. Este sistema es uno de los más avanzados del mundo y permite ofrecer las más altas prestaciones con la máxima seguridad.

 

Iberdrola Ingeniería, quien se ha encargado de ejecutar la obra, desarrolla todos sus proyectos con un alto grado de innovación tecnológica, lo que contribuye a que la empresa se haya convertido en una referencia en el sector energético mundial, con capacidad para competir en los mercados internacionales.

 

La Compañía, que ha desarrollado en los últimos años diversos proyectos en el área de distribución de la provincia de Salamanca para seguir mejorando la calidad del servicio, cuenta en ella con 10 subestaciones, 2.478 centros de transformación, casi 1.100 kilómetros de líneas de muy alta y alta tensión, más de 3.600 kilómetros de líneas de media tensión y 4.423 kilómetros de líneas de baja tensión. Atiende a más de 278.000 clientes en la provincia, donde dispone de 249 empleados.