Cyl dots mini

La nueva redacción del Código Penal eleva la pena de cárcel al conductor del accidente de Galisancho

Lugar del accidente en la carretera de Galisancho.

La última modificación eleva de 4 a 9 años de prisión la pena si hay muchos fallecidos, aunque está a decisión del juez calificar qué número es elevado. En este accidente fallecieron cuatro personas.

La aplicación de la nueva redacción del Código Penal para los accidentes de tráfico con víctimas le va a costar una alta petición de cárcel al conductor del siniestro de Galisancho. El joven que conducía el vehículo que sufrió el que murieron cuatro jóvenes será juzgado por cuatro delitos de homicidio imprudente y por otro de lesiones. Se puede enfrentar a una pena de hasta nueve años tras la modificación legal aprobada en 2019 y la Fiscalía de Salamanca ha pedido ocho.

 

Hasta la modificación, la imprudencia grave con resultado de muerte estaba penada como máximo con cuatro años, fuera cual fuera el número de fallecidos. Tras el cambio, el juez pude agravar la pena en un grado (hasta 6 años de prisión) si se causan como mínimo dos fallecidos o un fallecido y un lesionado muy grave (lesiones invalidantes). El juez podrá agravar la pena en dos grados (hasta 9 años de prisión) si los fallecidos son “muchos”. La norma no concreta cuántos serían esos “muchos” y deberá apreciarlo el juez caso a caso.

 

El vehículo se estrelló contra un árbol tras salirse de la carretera autónomica DSA-130, dentro del término municipal de Galisancho. cuando volvían de las fiestas de Santa Inés, una localidad cercana, a las 07.30 horas del 21 de julio de 2019. El conductor del Fiat Stilo amarillo llevaba seis personas a bordo cuando sufrió el accidente en el que fallecieron Roberto V., Raquel E., Victor L. y Roberto G. , los cuatro jóvenes de la citada localidad,  y circulaba a 122 kilómetros por hora, 32 kilómetros por encima de lo permitido en la vía.

 

Debido a la investigación que la Guardia Civil llevó a cabo se pudo conocer una primera prueba positiva de alcohol y drogas (-0,52 mg/l de alcohol en litro de aire espirado, 0,41 mg/l y drogas; cocaína y anfetamina), el conductor del vehículo siniestrado tuvo que pasar por la Comandancia, una vez que fue dado de alta en el hospital Virgen Vega donde estuvo ingresado. Cabe recordar, que en 2018 le fue retirado el permiso de conducir por consumo de drogas y alcohol, y lo había había recupero tres meses antes del trágico desenlace.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: