La nueva Plaza de Barcelona ya está lista: más verde, 'ecológica' y luminosa para dejar atrás su mala fama
Cyl dots mini

La nueva Plaza de Barcelona ya está lista: más verde, 'ecológica' y luminosa para dejar atrás su mala fama

Zona ya terminada de la reforma de la plaza de Barcelona en Garrido. Foto: A. Santana
Ver album

Su reforma, un proceso que arrancó hace dos años por iniciativa de Ganemos, ha terminado tras 1,2 millones de euros de inversión.

El Ayuntamiento de Salamanca ha declarado concluídas las obras de reforma de la Plaza de Barcelona, en el barrio Garrido, para que sea un espacio más accesible y saludable, con más zonas verdes, para el ocio de niños y mayores, y un escenario para eventos culturales al aire libre. El reto del proyecto era no solo cambiarle el aspecto, sino revitalizar el lugar como espacio para la cultura y la convivencia, y en eso está avanzando al menos en lo que a la obra civil se refiere. Veremos si deja definitivamente atrás su 'mala fama' de los últimos años, aunque sucesos recientes, como el navajazo en un bar, no ayudan.

 

La obra empezó el 3 de febrero de 2020 y tenía siete meses de plazo, que han expirado a comienzos de este mes de septiembre, aunque la pandemia ha complicado sus avances. La plaza, levantada en 1985, necesitaba una puesta a punto desde hace mucho tiempo, algo que empezó a fraguarse en otubre de 2018, hace ya muchos meses, con una propuesta de un grupo municipal que ya no está en el consistorio. El objetivo, conseguir una plaza más verde, con más zonas infantiles, con un nuevo escenario para actividades culturales y más luminosa, de modo que deje atrás su sanbenito de plaza oscura y algunos problemas de convivencia que la han azotado.

 

Los trabajos de reforma, que han supuesto una inversión superior a 1,2 millones de euros, son fruto del diálogo con los vecinos del barrio Garrido, quienes pudieron hacer sus aportaciones al proyecto inicial a través de la plataforma digital ‘Proyecta tu plaza’ y durante diversas reuniones con asociaciones. Así, el anteproyecto inicial se enriqueció con propuestas sobre accesibilidad, eficiencia energética, arbolado, mobiliario urbano, juegos infantiles y aparatos biosaludables, entre otros aspectos.

 

La plaza es completamente accesible, dispone de nuevas zonas verdes y nuevas dotaciones potenciando la zona para niños e incluyendo elementos para personas con discapacidad. Y se ha creado un espacio central diáfano para eventos culturales al aire libre, ferias o actuaciones cuando la situación sanitaria lo permita.

 

Un diseño accesible y más acogedor

La Plaza de Barcelona fue inaugurada en el año 1985 y tres décadas después se había puesto de manifiesto que no cumplía con las necesidades actuales de uso que sus vecinos reclaman, de ahí la necesidad de modificar el diseño para que sea más acogedor. El proyecto definitivo ha incorporado tanto la superficie que transcurre por los soportales de las viviendas como el carril de servicio actual en el diseño del conjunto de la plaza. Por tanto, es completamente accesible.

 

Esto se ha conseguido convirtiendo en plataforma única las dos superficies con pavimento similar al de la plaza, los soportales con baldosa de hormigón y el carril de rodadura con adoquín, de igual textura y color. Conjuntamente, con objeto de integrar los 2.500 metros cuadrados que supone la superficie de los soportales y el carril de servicio con la plaza, se ha modificado la rasante, que con pendiente única de 0,8%, disminuye el resalto donde confluye la avenida de los Cedros. Además, se ha habilitado una rampa de acceso desde el Paseo de los Madroños al centro de la plaza.

 

Toda la zona se ha pavimentado con baldosas descontaminantes, que transforman las partículas de óxido de nitrógeno y compuestos orgánicos volátiles emitidos en la combustión en nitratos inofensivos y sales inertes. Su beneficio equivale a plantar 500 árboles de hoja caduca, eliminar 10 veces más que una superficie foliar de 5.600 metros cuadrados y suprimir la contaminación producida por 150 vehículos de gasolina.

 

Dentro de la apuesta por el medio ambiente, siguiendo las directrices de Savia Red Verde Salamanca, la nueva Plaza de Barcelona dispone de 1.652 metros de zonas verde, distribuidos en ocho parterres con césped y especies arbustivas variadas, dotadas del correspondiente riego por aspersión y goteo.

 

Además, se han renovado las redes de abastecimiento de agua y drenaje, así como de las canalizaciones de servicios, y la renovación del alumbrado instalando tecnología LED (25 proyectores en los soportales, 14 luminarias en el carril de servicio y 30 en la plaza) con materiales anti-vandálicos y evitando zonas oscuras, tanto en la plaza como en los soportales de la zona.

 

Nuevos espacios para ocio y eventos culturales

Una de los usos más solicitados por los vecinos para la Plaza de Barcelona es la posibilidad de acoger eventos culturales, en la actualidad pendiente de la evolución de la pandemia. Para ello, se ha creado una zona con una doble grada corrida, con una capacidad aproximada de 160 plazas, y un espacio libre de 700 metros cuadrados, dotado de una pequeña superficie de escenario. Un área que es compatible con el uso para el disfrute de los niños.

 

Para los más pequeños, la actual zona de juegos se mantiene, si bien se ha colocado alrededor un banco corrido en granito para que los padres puedan permanecer sentados mientras sus hijos disfrutan del castillo, los columpios y balancines, entre otros elementos de ocio. Y para las personas mayores, se han instalado más aparatos biosaludables.

 

La nueva Plaza de Barcelona está dotada, además de los asientos corridos, de 36 bancos de tres metros de longitud, de piedra caliza de Calatorao sobre estructura de acero con respaldo, ubicados a lo largo de los paseos peatonales; seis fuentes bebederos situadas tanto en el paseo central como en los paseos laterales, próximos a los accesos de la zona de eventos y de la zona de juegos; y ocho papeleras.

 

Por su parte, la fuente que es una réplica de Canaletas, situada en el centro del paseo central, se ha desplazado hacia la proximidad de la pérgola existente, generando otro gran espacio libre que permite su utilización para algún evento que por sus dimensiones lo requiera. Finalmente, la estética de la plaza también se mejora sustituyendo la cubierta gris de zinc de la pérgola por un tratamiento de resinas en color bronce que da calidez al conjunto del ágora y realza esta estructura, que se encuentra en un buen estado de conservación.