La nueva Nochevieja Universitaria se carga la fiesta del Multiusos y refuerza la de los bares

La nueva organización asegura que no tiene prevista ninguna fiesta paralela y hace hincapié en llevarse la celebración a 30 bares del centro después de las campanadas. 

La habitual fiesta universitaria que anticipa el fin de año en Salamanca afronta una nueva etapa con sustanciales cambios. El principal, como ya se informó hace unas semanas, es el cambio de nombre ya que ahora se llamará 'Fin de año universitario'. El motivo no es otro que la propiedad legal del nombre por el que siempre se ha conocido la fiesta, en manos de la anterior empresa organizadora y que se sustituye por una marca registrada por la Asociación de Hostelería. Un cambio que confirma la toma de poder de esta asociación que se apropia por compleo de la fiesta universitaria.

 

El otro gran cambio que se espera de filosofía y tiene que ver con el regreso al modelo de fiesta en los bares. La nueva organización, comandada por Carlos Mateos que ya estuvo en la anterior etapa, ha asegurado que no está en sus planes la fiesta paralela que se ha venido celebrando en algunas ocasiones en el Multiusos. Fiesta que, por otra parte, el año pasado se saldó con problemas por los retrasos en la hora de inicio.

 

En su lugar lo que se va a priorizar es el modelo de siempre, el más rentable para los bares. La fiesta después de las campanadas se trasladará de manera oficial a una treintena de locales del centro. La cifra es similar a la de otros años y confirma la intención de la organización de centrarse en los beneficios de la hostelería nocturna, que se calculan entorno al medio millón de euros solo esa noche.

 

Los bares y la organización comenzará a vender tíquets el día 15 de noviembre con una consumición mínima de cinco euros. La fiesta de los bares estará patrocinada por marcas de bebidas alcohólicas a pesar de la insistencia de la organización con 'vender' un esfuerzo por el consumo moderado de alcohol. El evento también está patrocinado por marcas de estas bebidas por lo cual no sería extraño que se produjeran imágenes como las de otras ediciones en las que al tiempo que se prohibe beber en la calle se promociona el alcohol con botellas gigantes en el escenario de la Plaza Mayor.