La nueva matrícula de 35 euros para los abonos, lista para cobrarla cuando se mejoren las piscinas

Colas para renovar los carnés de los cursos de natación el pasado enero.

El BOP publica la derogación de la ordenanza de piscinas y las tarifas de la nueva empresa concesionaria pasan a estar vigentes. Incluyen una cuota de 35 euros para los abonos que antes no existía y abre la puerta a su cobro vinculado a las mejoras en las instalaciones.

El Ayuntamiento de Salamanca ha abierto la puerta a la introducción de un nuevo coste para los usuarios de las piscinas municipales, una matrícula de 35 euros para acceder a los abonos que antes no existía y que está aprobada con vistas a poder cobrarse más adelante en función de las mejoras en las instalaciones. Este es el resultado del cambio en las ordenanzas de precios para las piscinas, una decisión tomada para adaptarse a las tarifas fijadas por la nueva empresa concesionaria y que fue aprobada en el pleno hace unos días.

 

La ordenanza hasta ahora vigente, la número 51, no incluía ningún coste de matrícula o inscripción para acceder a ninguna de las modalidades de abono. Sin embargo, las nuevas tarifas que tiene publicadas la empresa concesionaria sí que incorporan un coste de 35 euros en concepto de cuota de inscripción para los cursos en las piscinas climatizadas. También se añade un coste de 2,99 euros como cuota para los cursos. El resto de precios se mantiene igual, aunque cambian las modalidades de inscripción con respecto a las de la ordenanza ahora derogada.

 

Esta nueva cuota de 35 euros fue una de las sorpresas que se encontraron los usuarios el pasado día 1 de enero cuando empezó a funcionar la nueva empresa gestora que sustituía a Eulen, que había llevado las piscinas municipales durante lustros. Sin embargo, desde el primer momento se quiso aclarar que, este año, esa cuota no se iba a cobrar. A pesar de ello, la oposición protestó por las diferencias entre las tarifas de la empresa y la ordenanza de precios públicos, situación que el equipo de Gobierno ha resuelto derogando la ordenanza y con la próxima aprobación de un documento con las tarifas de la concesionaria.

 

Sin embargo, y según el grupo socialista en el Ayuntamiento, la justificación es que ahora no se cobra por la situación de las instalaciones, que necesitan mejoras, y que se introduce de cara al futuro. Así, la cuota está en la lista de precios con vistas a cobrarla cuando se mejoren las instalaciones de las piscinas. Este nuevo coste parece tener una relación directa con el proyecto para cubrir la piscina de San José y que se una a las climatizadas de la ciudad; esta tarea está en el contrato y la tendrá que asumir la empresa concesionaria si el estudio de necesidades que se está elaborando resulta favorable.