La nueva ejecutiva de la Cámara de Comercio arremete contra la gestora de la Junta: "Nos han dejado a los pies de los caballos"

Imagen primer pleno de la Cámara de Comercio en la nueva legislatura

Tras el primer pleno de la nueva corporación cameral, y sólo un mes después de tomar pie en la Cámara de Comercio, el equipo presidido por Benjamín Crespo ya 'dispara' contra todo lo anterior.

Asegura que la Gestora impuesta por la Junta de Castilla y León se dedicó únicamente a "dejar pasar el tiempo" y que el traspaso de poderes, el pasado mes de diciembre, se limitó a un "encantado de conoceros y esto es todo". También atribuye a la gestión anterior un 'agujero de un millón de euros', pese a reconocer que aún no han terminado de aterrizar y pedir paciencia a los empresarios por que "somos nuevos y hay mucho por hacer". Sin embargo sí han tenido tiempo de decidir los nuevos gestores que se gastarán 10.000 euros en encargar una auditoría que revise las auditorías oficiales anteriores desde 2009.

 

Esto es al menos parte de lo que se le ha entendido esta mañana al nuevo portavoz de la institución, Alfredo Miguel de Pablo (quien además liderará la comunicación pública de la Cámara en adelante). En su primera rueda de prensa, ya que el nuevo presidente, Benjamín Crespo ha declinado dar la cara como primer espada de la institución ante los medios, De Pablo ha lanzado varios dardos a la comisión gestora impuesta por la Junta de Castilla y León en los mandos de la institución durante los últimos 15 meses, a la que ha acusado de inacción, y no la ha apartado tampoco de las presuntas irregularidades que ha ido desgranando en su intervención.

 

Segun explicó, en el primer pleno del nuevo mandato celebrado la noche del martes se aprobó por unanimidad invertir 10.000 euros en encargar una auditoría sobre los 7 últimos años de vida de la Cámara de Comercio salmantina. Eso a pesar de que la Cámara viene obligada anualmente a realizar la propia, y que la última (correspondiente al año 2015), se hizo pública hace apenas unas semanas y dejaba clara la buena gestión del equipo anterior a la entrada de la Gestora. Vamos, que se pagará por auditar a los anteriores auditores. En contraste, tanto antes como después del anuncio de este gasto advertía De Pablo de la escasez de fondos y precaria situación de tesorería que manejan.

 

La excusa para ello es que, afirmó el nuevo portavoz, se han encontrado con enormes deudas acumuladas, que podrían superar el millón de euros. La estimación y procedencia de esa cantidad, así como si algunos de los conceptos son puramente contables o financieros, o si se deben a irregularidades en la gestión, no quedó muy clara, dada la enorme cantidad de papeles y carpetas que De Pablo lucía sobre la mesa de la rueda de prensa y la escasa preparación que se intuía de la línea argumental definida para trasladar a la prensa los acuerdos del primer pleno de 2017. Por momentos la deuda fue de 2 millones de euros, pero fue corregido desde sus propias filas y finalmente la cifra quedó en la mitad. Y en esa cantidad se incluye una hipoteca bancaria de 700.000 euros, deudas con diferentes instituciones (Ifesa, Ayuntamiento de Peñaranda), y hasta las nóminas de diciembre de los 4 trabajadores de la Cámara que la Gestora "se marchó dejándolas sin pagar", advirtió.

 

El primer pleno de la nueva corporación cameral sirvió también para que Benjamín Crespo, nuevo presidente, desgranara las líneas maestras de su mandato, para confirmar la división del trabajo de los plenarios en diferentes comisiones informativas, plantear que la Cámara "intentará hacer algo" para celebrar en 2018 el centenario de la Casa de la Tierra (el edificio que alberga la parte principal de las instalaciones de la Cámara), y para nominar al propio Alfredo Miguel de Pablo como portavoz, y a Emilio Checa, secretario general de Aesco, como asesor del Comité Ejecutivo de la Cámara.