La nueva cocina del hospital de Salamanca costará 5 millones y servirá a 1.000 pacientes al día

Obras del nuevo Hospital de Salamanca (Fotos: De la Peña)

Su puesta en marcha convivirá con las tres instalaciones actuales ubicadas en el Hospital Clínico, Hospital Virgen de la Vega y Hospital de los Montalvos, hasta que se proceda a la apertura y posterior traslado de la hospitalización al nuevo hospital, cuando se cerrarán las dos primeras.

El Consejo de Gobierno de la Junta de Castilla y León ha autorizado, por importe de 5.251.400 euros -para los años 2018, 2019 y 2020- la contratación del suministro, obra, instalación, puesta en marcha, ingeniería de procesos y mantenimiento integral de la nueva cocina del Hospital Universitario de Salamanca, una vez que han finalizado las obras correspondientes al edificio industrial donde se ubicará y donde ocupará un 27 % de su superficie.

 

El importe para 2018 asciende a 5.154.600 euros, divididos en 1.548.800 euros en concepto de obras y 3.605.800 euros en concepto de suministro. Para 2019 y 2020 se destinan 24.200 euros para cada anualidad en concepto de mantenimiento. El contrato es prorrogable durante dos años.

 

El plazo de ejecución de la nueva cocina del Hospital de Salamanca es de 36 meses, y su puesta en marcha convivirá con las tres instalaciones actuales ubicadas en el Hospital Clínico, Hospital Virgen de la Vega y Hospital de los Montalvos, hasta que se proceda a la apertura y posterior traslado de la hospitalización al nuevo hospital, cuando se cerrarán las dos primeras.

 

La cocina estará dotada del equipamiento necesario para atender a los 1.000 pacientes diarios previstos durante todos los días del año, en los horarios y con los servicios de desayuno, almuerzo, merienda y cena.

 

El sistema previsto es el siguiente: la fabricación se realizará de lunes a viernes, para su distribución durante los siete días de la semana, desayuno y merienda en línea caliente y almuerzos y cenas en línea fría. Para la distribución en línea fría son necesarias todas las instalaciones correspondientes para el almacenamiento del producto cocinado y refrigerado, el emplatado en bandejas en local adecuadamente climatizado y su distribución en frío mediante carros para su posterior retermalización final.

Noticias relacionadas