La nueva central hidroeléctrica en la presa de Irueña podría estar lista en tres años tras adjudicarse el proyecto
Cyl dots mini

La nueva central hidroeléctrica en la presa de Irueña podría estar lista en tres años tras adjudicarse el proyecto

Se ha adjudicado la redacción del proyecto y su dirección de obra por un plazo conjunto de 38 meses, con lo que podría ser realidad en 2025.

El Gobierno ha dado un nuevo paso para sacar rendimiento a la presa de Irueña y que pase a generar energía eléctrica además de servir para regular el caudal del Águeda. Se ha hecho al adjudicar el contrato para la redacción del proyecto que permitirá construir una nueva central hidroeléctrica que potencia suficiente para suministrar energía 100% limpia y renovable a 5.000 viviendas, lo que reforzará la situación de Salamanca como una de las provincias con mayor potencial hidroeléctrico.

 

A finales de abril se ha adjudicado el contrato para la redacción del proyecto constructivo y dirección de obra de la central hidroeléctrica, licitado el 1 de febrero de este año. Se lo ha llevado la empresa AIN Active por algo más de 368.000 euros, sin IVA, y un plazo de 38 meses que incluye la redacción del proyecto, su entrega y la dirección de la obra civil necesaria.

 

El objeto del contrato será incorporar una turbina a la presa de Irueña, terminada a principios de este siglo tras años de espera, y cuya función principal es regular el Águeda para evitar las frecuentes inundaciones que sufría la zona, como las que llegaban a algunos barrios del casco urbano de Ciudad Rodrigo. En 2015 ya empezaron los trabajos para analizar la viabilidad de dotar la presa de capacidad para generar energía, y como resultado de los mismos el proyecto cuenta con proyecto de línea para evacuar la energía, proyecto electromecánico y de obra y estudio de impacto ambiental. Sólo faltaba poner en marcha el diseño y construcción y es lo que se ha hecho con la adjudicación del proyecto y dirección de obra, que falta por formalizar.

 

De este modo, se acelera la construcción de esta nueva central de aprovechamiento hidroeléctrico, prevista en el diseño de Irueña, pero cuya puesta en marcha coge velocidad ahora que está sobre la mesa la necesidad de aumentar la producción energética propia como una decisión estratégica.

 

La central número 35

La futura central de gestión pública contará con una potencia instalada total de aproximadamente 4.500 kW y una producción anual de energía renovable estimada de 16.300 MWh/año. Su ejecución, con un presupuesto de unos 7 millones de euros y prevista en el plan hidrológico del Duero en su parte española, contribuirá a "cumplir los objetivos de descarbonización del país, que se ha fijado ser 100% renovable y neutro en emisiones no más tarde de 2050", apunta la CHD.

 

Se trata de la central número 35 activa para un total de más de 2,5 millones de kW de potencia instalada. Las hay desde muy pequeñas, de 20 kW como la de El Cubo hasta las gigantes de los saltos del Duero, como los más de 800.000 kW de Villarino o el millón largo del conjunto de Aldeadávila. La gran mayoría, especialmente las más potentes, están en explotación y tienen periódos de adjudicación largos por delante. En el caso de la futura de Irueña, que podría estar lista en torno a 2025, será propiedad de IDAE y CHD. Contará con una potencia instalada total de aproximadamente 4.500 kW y una producción anual de energía renovable estimada de 16.300 MWh/año.

 

Esta central aprovechará el río Águeda y complementará la función actual de la presa, que es la de regular el caudal de este río. Su aprovechamiento hidroeléctrico era algo previsto en los planes desde que se terminó de construir en 2003: está incluido en el Plan Hidrológico y en el cuerpo de la presa existe una toma hidroeléctrica, situada en el paramento de aguas abajo para la construcción de la futura central en pie de presa. También se realizaron estudios previos de viabilidad y para disponer de líneas eléctricas para evacuar la energía generada.

Comentarios

Fatuto 15/05/2022 07:39 #3
Esta central no cuenta con declaración de impacto, pues la declaración de impacto ambiental que autorizó el embalse dejó claro que no se autorizaba para hidroeléctrica si no para evitar inundaciones..La preinstalación de turbinas se metió detapadillo y sin impacto ambiental sobre la marcha. Lo que evidencia la farsa y la trampa de la declaración de la presa. Además una presa que es para regular avenidas no es compatible con hidroeléctrica. Para turbinar hay que elevar el nivel de embalsado y si elevas la cota de embalsado se pierde capacidad de regulación de avenidas.
Jesús 14/05/2022 23:30 #2
Que tiren de hemeroteca, (el adelanto de agosto y septiembre en el año 1992 )el único fin de está presa era dotar de miles de hectáreas de regadío a las comarcas de Rebollar, Argañan y Ciudad Rodrigo, al final lo de siempre , energía que luego pagamos bien cara
Otro 14/05/2022 20:33 #1
Espero que no se la adjudiquen a ninguna compañía eléctrica. Que sea de titularidad publica

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: