La nieve desafía los pronósticos y cae de improviso en Salamanca

La nieve cubrió rápidamente los coches estacionados en Salamanca capital

Pese a que todos los avisos asociados al temporal de lluvia y rachas de viento se fueron cumpliendo entre el viernes y sábado y nadie hablaba de nieve, a última hora comenzaron a caer copos de gran tamaño que dejaron algunas efímeras estampas blancas en Salamanca capital.

Esta noche de sábado la nieve ha visitado de manera inesperada la ciudad de Salamanca. Ninguno de los pronósticos meteorológicos advertían del blanco fenómeno, pero éste se presentó de improviso. La lluvia y las rachas de viento se habían hecho esperar más de lo normal, y no habían dado señales de vida prácticamente hasta la tarde del sábado. Quizá por eso nadie se lo esperaba y los salmantinos se vieron sorprendidos,en torno a las 10 de la noche, por grandes copos blancos que en pocos minutos cubrieron tejados y vehículos aparcados en las calles.

 

La intensidad de la nevada fue menor y la lluvia intermitente y racheada que la sucedió durante la noche tapó todo rastro de la nieve, pero ciertamente se puede decir que Salamanca vivió esta noche de sábado la primera nevada en la capital del año 2016.

 

El pronóstico para el domingo a esa hora continuaba ofreciendo una predicción más benigna para concluir el fin de semana: mínimas de 3 grados y máximas de 8, con vientos que bajarían su intensidad y lluvia intermitente a lo largo de la jornada, si bien la nieve podría volver a manifestarse en cualquier punto de la provincia pues las cotas descritas para el domingo se situaban entre los 800 y 900 metros.