La Navidad, el invierno y la cepa británica, los 'culpables' de la violenta tercera ola en Castilla y León
Cyl dots mini

La Navidad, el invierno y la cepa británica, los 'culpables' de la violenta tercera ola en Castilla y León

Casado achaca la "especial contagiosidad" de la tercera ola al invierno, a los contactos y a la cepa británica.

La consejera de Sanidad de la Junta de Castilla y León, Verónica Casado, ha achacado este lunes la "especial contagiosidad" que está caracterizando a la tercera ola de la pandemia del coronavirus al invierno, ya que se trata de un virus respiratorio que tiene una mayor influencia en invierno; al aumento de contactos personales durante las fiestas navideñas y a la proliferación de la variante británica.

 

"Estamos secuenciando los virus y estamos evidenciando que también está circulando el virus británico", ha explicado Casado que ha dejado claro que aunque esta variante del COVID no es más letal sí es más mortal ya que aunque por sí mismo no mata más sí contagia mucho más lo que aumenta el número de personas fallecidas por esta enfermedad.

 

"A pesar de haber tenido la Comunidad perimetrada, a pesar de haber tenido restricciones ha habido muchos más contagios de los esperados porque cuando hacemos el rastreo vemos que no hemos cumplido tan bien como se podía esperar de nosotros", ha reprochado Verónica Casado a los ciudadanos que ha reiterado que ha habido movilidad que no estaba permitida con hasta 20 contactos.

 

Dicho esto ha hecho un nuevo llamamiento a los castellanoleoneses a practicar el autoconfinamiento para salir de casa sólo para los asuntos esenciales con una recomendación expresa a realizar compras inteligentes que eviten tener que salir todos los días para abastecerse de productos.

 

Casado ha advertido de que la situación epidemiológica está siendo "muy compleja" y ha explicado que en las últimas semanas se ha trasladado de "una manera muy agresiva y muy intensa" a los centros sanitarios por lo que ha "rogado encarecidamente" a los ciudadanos que se comporten "con máxima cautela" para evitar nuevos contagios que puedan comprometer el sistema sanitario de Castilla y León.

 

"Depende de la responsabilidad individual", ha reiterado la consejera que ha aclarado que cuando se hace un cribado selectivo en una zona es porque los indicadores son "muy malos" y hacen preciso mantenerse en una "burbuja de convivencia" limitando toda la actividad social, como han pedido los médicos y profesionales cuya "llamada de socorro" ha hecho suya la consejera consciente de la "mucha carga de trabajo y emocional" que tienen los sanitarios.

 

La llegada de la tercera ola

Verónica Casado ha repasado la "historia" de la llegada de la tercera ola del coronavirus en Castilla y León que inició la semana de Navidad con una incidencia acumulada de 62 casos por cada 100.000 habitantes, "unas cifras muy buenas" aunque "preocupante" que situaba a la Comunidad "la cuarta por la cola" y con tres provincias en fase de alerta tres, lo que llevó a aceptar aliviar medidas "en aras a los criterios vigentes", ha defendido.

 

Dicho esto, ha admitido que la Junta se empezó a "poner nerviosa" con los datos del 30 y del 31 de diciembre que evidenciaron que la tendencia al descenso se estaba frenando con cambios a partir del 1 de enero que llevó a la Junta a convocar a los técnicos y a los expertos el sábado día 2 para consultar se había que hacer más cosas lo que derivó en un debate sobre si había que confinar o no.

 

En su relato de los hechos y de las medidas adoptadas por la Junta en la primera quincena de enero, Casado ha reiterado el llamamiento del Gobierno autonómico al central a la unidad de acción y a la posibilidad de contar con herramientas suficientes para poder tomar medidas.