La Navidad deja paso a la... ¡crisis!