La naturaleza nos enseña porque siempre va por delante