La multa por no retirar las cacas de perro será de hasta 500 euros y habrá mayor vigilancia policial
Cyl dots mini

La multa por no retirar las cacas de perro será de hasta 500 euros y habrá mayor vigilancia policial

La nueva ordenanza de animales de Salamanca multiplica por tres la cuantía de la multa por no retirar deyecciones y eleva hasta los 30.000 euros la sanción por maltrato animal.

La nueva ordenanza sobre animales de Salamanca es una de las 'patas' de la revolucionaria política de bienestar animal que se va a implantar en la capital. La construcción de un nuevo refugio, los nuevos recursos tecnológicos como la app, la política de buscar adopciones para el 100% de los animales abandonados o las actividades para crear una conciencia van a cambiar la perspectiva municipal sobre la tenencia de animales, y el puntal de la nueva política es la nueva ordenanza que va a multiplicar las sanciones por maltrato hasta los 30.000 euros y la multa por dejar cacas en el suelo hasta los 500, lo que se reforzará con más vigilancia policial.

 

El equipo de Gobierno maneja ya un borrador de la nueva ‘Ordenanza Municipal sobre Bienestar, convivencia, protección y tenencia responsable de animales de compañía en el municipio de Salamanca’ que, de hecho, va a ser sometida a un proceso de aportaciones. Es el resultado de varios años de trabajo en la pasada legislatura que, aunque no culminó con la aprobación de un nuevo texto, sí puso las bases para que en pocos meses esté lista la normativa de referencia. Una normativa que trae muchos cambios en cuestiones fundamentales.

 

Entre las más importantes, está la política para acabar con una de las conductas peor vistas: la presencia de deyecciones de animales en las calles. Es cierto que muchos propietarios tiene comportamientos cívicos, pero también que es habitual toparse con 'cacas' en parques o aceras sin que se encuentre una manera de acabar con esta mala costumbre. La solución va a ser combinar multas con una mayor vigilancia.

 

Según el borrador de la ordenanza, la multa subirá de 30-150 euros actuales (las multas todavía en pesetas en la actual ordenanza de 1999) al rango de los 75-500 euros. La infracción estará definida como permitir que animales ensucien el espacio público y tipificada como infracción leve con el objetivo de que sean multas efectivas y se cobren; la gradación máxima, los 500 euros, será para los reincidentes. Para conseguirlo se reforzará la vigilancia policial de estas infracciones con el objetivo de que las multas dejen de ser una excepción y perseguir de manera real esta actitud tan poco cívica.

 

La nueva ordenanza también refuerza las multas por maltrato animal. En el articulado se considera que todas las conductas de maltrato estarán tipificadas como infracciones muy graves y su cuantía se moverá entre 2.001 y 30.000 euros de multa. Además, se incluye la posibilidad del decomiso del animal: el Ayuntamiento podrá llegar a retirar el animal a su dueño si  hay indicios de malos tratos.

 

Otras nuevas infracciones que se multarán serán, por ejemplo, el uso indebido de correas extensibles en perros de gran tamaño, que pueden acabar por dificultar en tránsito peatonal; o sanciones por dejar perros en balcones o someterlos a condiciones climáticas extremas.

Noticias relacionadas