La moda y la belleza en auge: los números de un negocio redondo

Que la preocupación por la imagen está muy marcada en nuestra sociedad parece evidente, sobre todo cuando vivimos en una era de constante exposición.

Las encuestas muestran que hay muchas personas que no están a gusto con su cuerpo, lo que se hace aún más evidente en época estival.

 

En 2015, un estudio de los laboratorios farmacéuticos Rovi, “Reflexiones sobre alimentación y salud en la población española”, recogía como un 47% de la población reconocía que estaría más dispuesta a mostrar su cuerpo durante el verano si no tuviera exceso de peso. Un porcentaje que era significativamente mayor en el caso de las mujeres, ya que era un 58% de ellas el que hacía el mismo reconocimiento.

 

Los psicólogos coinciden en que una de las causas que explican esta insatisfacción con la imagen corporal son los medios de comunicación, que constantemente hacen llegar cuerpos perfectos que, en muchas ocasiones, han sido sometidos a retoques digitales.

 

Provocan, entienden, cierta frustración. Y es que según el estudio “StopGap 2014”, 7 de cada 10 mujeres entienden que ser bella tiene una alta relevancia en la vida, por lo que más del 60% se autopresiona para entrar en los cánones por creer que gozará de más oportunidades. Resulta significativo que según el estudio, realizado por Dove, solo el 15% de las españoles se defina como guapa.

 

El deseo de sentirse bellos pone el foco sobre empresas de diversa índole que se ven como aliadas para cambiar la imagen, resaltar aquellos rasgos que gustan más y disimular los que gustan menos. Que el aspecto exterior importe hace que estas compañías facturen millones de euros, lo que, eso sí, repercute en la economía y en el empleo. 

 

La moda y los complementos en lo más alto del podio

 

El sector de la moda en España factura la friolera de 405 millones de euros al año, según el informe “El diseño de moda española, en cifras”, elaborado por la asociación de Creadores de Moda de España (ACME) y difundido el pasado mes de abril. En concreto, hablamos de casi 9 millones de prendas y complementos vendidos en el año 2015.

 

Es cierto que el sector se asocia a lo frívolo y lo trivial, cuando no a las insatisfacciones señaladas más arriba que, en todo caso, apuntarían más al marketing que a la moda en sí. Modesto Lomba, presidente de ACME, explicaba en rueda de prensa que se trata también de belleza y creatividad, además de industria, comercio y negocio.

 

Moda y complementos también explican, en gran parte, el crecimiento progresivo que ha ido experimentando el ecommerce en España. Un estudio del portal estadístico Statista señaló que, en el año 2021, la facturación del sector de la moda online en nuestro país superará los 11.000 millones de dólares.

 

Hay muchos emprendedores que se quieren subir al carro, ya sea vendiendo pendientes de bisutería, sandalias de verano o camisetas que tratan de ajustarse a una filosofía o estilo de vida concreto. Entre los que triunfan en pendientes de bisutería, por ejemplo, están los pendientes Mr Bowtie, una web que también vende pajaritas, relojes, bolsos y calzado.

 

La cirugía estética aumenta progresivamente

 

Para pelear contra esa insatisfacción que su cuerpo les genera, muchas personas recurren a la cirugía estética. De hecho, de cara al verano las operaciones aumentan un 30%, según la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (Secpre).

 

Entre las operaciones de cirugía estética más practicadas en España está el aumento de pecho. De hecho, el informe de la compañía farmecéutica Allergan “El aumento de pecho: las españolas opinan”, reveló que un 39% de ellas considera que tiene poco busto, y un 46% confesaba haberse sentido alguna vez acomplejada por el tamaño. Eran una de cada diez las que se planteaban operarse para sentirse mejor.

 

La provincia de Málaga es una de las referentes en este tipo de operaciones. Las palabras clinica aumento de pecho malaga son muy tecleadas por quienes van a someterse a una operación de aumento de senos, dado que allí se concentran un gran número de clínicas de cirugía plástica especializada.

 

Es más, la Sociedad Española de Medicina Estética (SEME), celebraba este año su congreso en Málaga por cuarta vez consecutiva. Al ser preguntada al respecto por el diario Sur, Petra Vega, su presidenta, explicaba que tenía que ver con el aumento progresivo de asistentes y de la industria, así como con las buenas condiciones de acceso a una provincia en la que se practica mucho la medicina estética.

 

Bodas, también todo un escaparate

 

Dentro de la moda, un sector que también ha sufrido cambios de calado en los últimos años es el nupcial. Esto tiene que ver, lógicamente, con el cambio generacional: las novias de hoy no son las mismas que hace unas décadas.

 

A sus gustos y necesidades trató de aproximarse el profesor José Luis Nueno del IESE antes de la Barcelona Bridal Fashion Week de 2016, lo que dio como resultado el estudio Millenial Brides.

 

Lo más significativo de esta generación es que acuden a proveedores con mucha más información que antes, además de haber recuperado un presupuesto similar al de antes de la crisis: 16.500 euros. Hasta 1.246 millones de euros factura el sector en la actualidad.

 

Para quienes están acostumbradas a moverse en entornos digitales, es muy fácil recurrir comprar vestidos de novia online. De hecho, comprar vestidos de novia por internet abre mucho el abanico de precios, y hace más fácil la posibilidad de comprar vestidos de novia baratos.

 

Los estilistas, algo peor

 

Lamentablemente, el sector de la peluquería y la belleza fue uno de los más afectados por la crisis, y en 2014 vio cómo su facturación se reducía en un 5,2% respecto a 2013. En concreto, perdía 428 millones de euros y 4.000 empleos, según datos del salón Cosmobelleza 2015.

 

Se trata, sin embargo, de una profesión muy vocacional. Cualquier curso de peluquería en Madrid concentra cada año a muchos alumnos, como sucede con la Escuela Baranda. Lleva más de 20 años formando alumnos y ofreciendo los mejores precios en Madrid.

 

La entera recuperación del sector pasa por la innovación y la creatividad, aunque los profesionales también ponen el foco en la economía sumergida. En estos años han proliferado los centros de estética sin declarar que querían huir, entre otras cosas, de la subida del IVA.