La moción de censura de Cs con PSOE en Murcia pone todos los objetivos mirando a Castilla y León
Cyl dots mini

La moción de censura de Cs con PSOE en Murcia pone todos los objetivos mirando a Castilla y León

La presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, en una rueda de prensa en la sede del partido.

Arrimadas trata de reforzarse internamente y dice que el movimiento de Murcia no afecta a otros pactos con el PP, como el Gobierno de Castilla y León: también dijo que no presentaría ninguna moción de censuar en plena pandemia porque era "irresponsable" y ahora lo ha hecho.

Ciudadanos se unirá al PSOE próximamente para presentar una moción de censura con la que desbancará al PP del Gobierno regional de Murcia y del ayuntamiento de la capital murciana. El movimiento ha causado inquietud porque Cs gobierna con el PP a través de pactos en otras tres comunidades. Entre ellas, Castilla y León, en la que hace semanas que se habla precisamente de una moción de censura auspiciada por el PSOE para desbancar a los populares.

 

La noticia de que Ciudadanos y PSOE prevén presentar una moción de censura en la Asamblea Regional y en el Ayuntamiento de Murcia, que pondría fin al gobierno de coalición que la formación naranja mantiene con el PP en ambas instituciones, ha revolucionado el panorama político. La primera gran consecuencias: elecciones anticipadas en Madrid donde Ayuso rompe con Ciudadanos para evitar ser víctima de una moción de censura como la murciana.

 

El movimiento en Murcia se produce tras unas conversaciones en las que estaban implicadas desde hace tiempo las direcciones nacionales del PSOE y Cs, pero que se han llevado con discreción, según fuentes de ambos partidos. El PSOE celebra el movimiento, en el PP acusan a los 'naranjas' de "romper su palabra" porque firmaron un pacto por cuatro años y en Vox les han calificado de "traidores" y anuncian que intentarán evitar un gobierno de la izquierda en Murcia. Pero, ¿cómo afecta esto a Castilla y León?

 

De momento, desde Ciudadanos aseguran que el movimiento sólo afectará a este territorio y no al resto donde Ciudadanos tiene pactos de coalición con el PP: Madrid, Andalucía y Castilla y León. La alianza de Madrid ya se ha roto. En el partido 'naranja' aseguran que no estaban preparando moción de censura contra Isabel Díaz Ayuso en la Comunidad de Madrid, pero esta se ha adelantado. Y tampoco la preparan contra Alfonso Fernández Mañueco en Castilla y León. En todo caso, la situación se tensa porque Inés Arrimadas ya dijo que no presentaría ninguna moción de censura en plena pandemia porque era "irresponsable" y ahora lo ha hecho. En clave interna, se dice que es un movimiento para demostrar que puede pactar con el PSOE; la justificación, casos de corrupción y la vacunación adelantada de un consejero murciano

 

No parece que esto pueda producirse en la comunidad castellano y leonesa. De hecho, Arrimadas dijo el pasado lunes, en relación con las tensiones con el PP en el Ayuntamiento de Murcia, que Ciudadanos sería "implacable contra la corrupción", pero que su intención era mantener el acuerdo de coalición. Allí, el PP se querelló contra el primer teniente de alcalde de la ciudad, Mario Gómez (Cs), por infidelidad en la custodia de documentos y revelación de secretos después de que éste entregara documentación del Ayuntamiento a la Policía tras detectar supuestas irregularidades en contratos municipales, que la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) está investigando. Si existen este tipo de tensiones entre PP y Cs en Castilla y León, no han trascendido.

 

Desde el PP nacional, no han tardado en reaccionar, porque serían los más perjudicados si Cs replica la estrategia en comunidades como Castilla y León. Génova considera que se trata de "una gran irresponsabilidad" que, además, traería "una enorme inestabilidad en plena pandemia sin ningún motivo". Es más, el Partido Popular ha asegurado que, si el partido naranja sigue adelante con su moción de censura, supondrá que Arrimadas "rompe su palabra" porque dijo que el acuerdo entre el PP y Cs en la región de Murcia "duraría cuatro años".

 

Situación tensa en Castilla y León

El caso es que la situación, ya tensa desde hace semanas en Castilla y León, se complica un poco más y muchos objetivos apuntan ahora a la estabilidad política de la comunidad. Sobre el papel, el PP no tiene nada que temer, incluso ambos socios de Gobierno exhiben públicamente una sintonía fuera de lo común.

 

Arrimadas lleva días diciendo que no contempla mociones de censura, aunque ha anunciado una visita institucional para reunirse con Alfonso Fernández Mañueco. El vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, 'cuota' de Ciudadanos en el Gobierno, pero fuera del poder orgánico en el partido, no se va a prestar. De hecho, reta al PSOE a conseguir los tres votos de procuradores de Cs que necesita para sumar con Unidas Podemos y UPL.

Noticias relacionadas