La mejoría del paro se inicia desde el doble de afectados y con 18.000 desempleados sin prestación

Salamanca cuenta con 33.000 desempleados a final de año, el doble que en 2007. De ellos, 18.000 no tienen prestación y sólo 6.454 la cobran contributiva, 2.000 menos que hace un año.

El pasado año ha terminado con la mayor reducción del paro en la provincia de Salamanca desde que empezó la crisis. Tras la testimonial mejoría de 2013, que acabó con unos cientos de parados menos, los 1.638 salmantinos menos inscritos como demandantes de empleo en las oficinas del ECyL permiten considerar que este es el punto de partida para desandar el camino de la recesión. Un camino que ha llevado las cifras muy lejos de lo que estaban, en lo cuantitativo y en lo cualitativo.

 

La reducción de parados está muy por encima de la de 2013, pero por debajo del nivel medio de Castilla y León y de España; se ha reducido un 4,62%, por el 5,54% de la Comunidad y el 5,39% del global nacional. Además, viene acompañado de una trayectoria muy débil: el paro ha bajado en noviembre, pero subió en septiembre, octubre y noviembre tras un año de tendencia al alza.

 

Los 33.797 parados con los que acaba el año son casi el doble de los que había inscritos en esa situación en 2007, concretamente, 17.772 eran los inscritos al finalizar aquel año, el punto más bajo de la historia reciente. Es decir, que el mercado laboral salmantino se ha contraído durante la crisis hasta casi la mitad de su tamaño y unos 16.000 trabajadores que entonces estaban empleados ahora están parados; ese es el objetivo que tiene por delante el Gobierno para los próximos años.

 

Además, de los casi 34.000 parados más de la mitad carecen hoy en día de prestación. La tasa de cobertura al desempleo ha ido cayendo en la provincia y, a finales de 2014, tan sólo 15.038 parados tienen prestaciones vigentes. Es decir, más de 18.000 carecen de ingresos vinculados a prestaciones relacionadas con el trabajo. De los que sí la tienen, sólo 6.454 cobran la prestación contributiva, la que da lugar a ingresos más elevados. Son menos que los que reciben el subsidio, 6.754, a los que hay que sumar otros 1.830 que cobran la renta mínima de inserción.

 

El nivel de desempleados con prestación ha sufrido una importante reducción, muy por encima de la bajada del número de parados. El número de prestaciones vigentes ha pasado de 17.902 a 15.038, y el de pensiones contributivas de 8.471 a 6.454 en un año, entre diciembre de 2013 y de 2014. Aunque el número de parados ha bajado, la tasa de cobertura ha perdido varios puntos y ahora no llega a la mitad de parados: en 2013 era del 50,5% y este 2014 ha terminado en el 44,4%.

Noticias relacionadas