La marca de ropa deportiva CIPA culpa al CF Salmantino de incumplir un acuerdo... verbal

Juan Carlos Prieto, responsable de CIPA (Foto: Chema Díez)

El responsable de la marca, Juan Carlos Prieto, aseguró que cuando “te dicen que no quieren firmar el contrato y está la ropa servida... a ver qué haces".

La marca que ha vestido hasta este momento al CF Salmantino, Cipa, ha salido a la palestra para denunciar el incumplimiento de un contrato verbal que tenía con el club, al igual que los pagos y del acuerdo con la ropa deportiva del primer equipo y de la cantera.

 

Éstas son las reflexiones que ha llevado a cabo el responsable de la marca, Juan Carlos Prieto:

 

"No hubo acuerdo y todo lo que hemos regalado lo tendremos que facturar, aunque no hay nada firmado. Teníamos un acuerdo para tres años y todo estaba hecho para seguir; creo que es una decisión de la nueva dirección del club, correcta, pero nos ha perjudicado en la imagen de la marca. La decisión la toma el club. No había un contrato firmado y sí verbal, pero lo han roto. En ningún momento estamos para perjudicar al Salmantino, ni mucho menos. He faltado a dos partidos durante todo el año y hemos apoyado a lo que era la Unión en lo que hemos podido", aseguró.

 

Asimismo, indicó: "Queremos aclarar esta salida repentina y Cipa sí ha entregado la ropa a la cantera y no como se está hablando. Hubo un suministro; el acuerdo era gestionar la ropa, las tiendas y el tallaje. Nos hicimos cargo de las tiendas, con un pack en el que estaba establecido el suministro de un número de prendas y no se han suministrado. He tenido muchas quejas porque la base no tenía la ropa necesaria".

 

“Teníamos un contrato a tres años con unas cláusulas. El contrato no se firmó hasta que tuvimos una reunión con los responsables del Salmantino, que fueron los que nos dijeron que este contrato no se iba a firmar. Lo que no queremos es que nadie piense que Cipa debe ropa ni un euro a nadie de la cantera, eso es falso”, prosiguió.

 

Prieto insistió en el contrato por tres años, sin tener nada firmado. “Llegamos a un acuerdo a tres años al principio de temporada y es importante. A lo largo de los meses, suministramos lo que tenemos y el pack de la cantera no se acaba de servir, nos paralizaron los pagos y al cambiar la decisión y que el contrato no se firmó, le decimos que cuando quisiese algo, que lo pidiera y se lo haríamos, además de reclamarle el pago. No puedo ir a ver a la cantera porque los padres me preguntan por la ropa y no es nuestra responsabilidad”.

 

Así, concluyó señalando que cuando “te dicen que no quieren firmar el contrato y está la ropa servida... a ver qué haces. El último pago fue el 28 de noviembre, chándal y parcas de primer equipo y cantera. Te ponen de escaparate para amortiguar los golpes y ellos sabían que no se iba a servir nada más. Antes del partido de Unionistas CF, la cantera debía estar servida”.