La magia llega a Salamanca gracias a una apuesta 'entre gordos'

Una apuesta para perder peso se ha transformado en una gran ola solidaria cuya consecuencia es que la Unidad de Oncología Pediátrica del Hospital Clínico de Salamanca recibirá en unos días material y regalos para los niños que están allí ingresados. 

José Antonio Martínez y Gerardo Rodríguez son de los que creen que las apuestas en la vida son como las mujeres, inciertas siempre, pero aburridas nunca, y por eso cualquier motivo es bueno para lanzarse un reto. El último ha trascendido mucho más allá de lo que ellos esperaban convirtiéndolos en protagonistas de una noticia que ha copado titulares no sólo en su Palencia natal sino también en otros muchos lugares de España y que ahora encuentra eco en Salamanca porque gracias a su apuesta la planta de Oncología del Hospital Clínico recibirá en unos días material y juguetes.

 

En principio la propuesta pasaba por bajar unos kilos y, de paso, obligar al perdedor a pasearse por Palencia con un curioso bañador. Pero la apuesta llegó más allá. “Pensamos que además de bajar peso se podía sacar algo dinero para una buena causa que tuviera a los niños como protagonistas”, comenta José Antonio ‘Mota’. La idea era compartir la apuesta con su grupo de amigos y que, por cada kilo que perdiera cada uno, esos amigos entregaran un euro para comprar regalos con los que hacer más amena la estancia de los niños ingresados en el Hospital Río Carrión de Palencia.

 

Por eso crearon un grupo de Facebook ‘No estamos gordos que sabemos lo que queremos’ con el que poner al corriente a todos sus colegas de la apuesta, pero los seguidores del grupo comenzaron a multiplicarse de tal forma que los ingresos han sido tan cuantiosos que además de realizar un donativo al hospital Río Carrión, han decidido que el Hospital Clínico, y concretamente su área de Oncología infantil sea la destinataria del grueso de esos ingresos. “Se han ingresado 4.200 euros además de otros donativos en juguetes y nos parecía ridículo y casi inmoral gastarlo todo en juguetes para el hospital de Palencia así que nos informaron que casi a todos los niños aquejados por esta enfermedad los derivaban a Salamanca. Además la madre de Gerardo también ha sido intervenida alllí de un trasplante de médula así que creemos que es el mejor destino posible”, confirma Mota.

 

De hecho ya han hablado con la Asociación Pyfano –Padres, familiares y amigos de niños Oncológicos de Castilla y León-, para saber de primera mano las necesidades que hay. “Nos dijeron, por ejemplo, que en la zona de habitaciones aisladas hay ordenadores que los niños utilizan bastante porque tienen estancias de larga duración pero que están bastante deteriorados, así que llevaremos material informático, además de otros regalos y también dos colchones que nos han pedido. Llegamos hasta donde podemos y si así ayudamos aunque sea un poco nos damos por satisfechos”. Además, y para tranquilidad de todos los apostantes, cada paso que se realiza lo explican en la página de facebook y las compras e inversiones se están justificando de manera que todo el mundo va a saber en qué se ha invertido el dinero. 

 

Su idea es que todos esos presentes lleguen a Salamanca el próximo fin de semana y así, sin tener que venir de Oriente y con una apuesta como excusa, Gerardo y José Antonio se han convertido durante esta Navidad en unos reyes magos que han repartido ilusión y sonrisas entre los que más lo necesitan.