La lluvia impide la salida de la procesión del Rosario

la imagen se vio obligada a 'dormir' en la Catedral y este 12 de octubre será trasladada a San Esteban si el tiempo no lo impide.

La procesión del Rosario no pudo llevarse a efecto y la imagen tuvo que 'dormir' en la catedral de Salamanca como consecuencia de la lluvia, para pena de los costaleros y devotos allí presentes.

 

Así, por quinto año consecutivo se esperaba la salida en procesión de esta virgen, con una gran alegría inicial en el ambiente, que se vio deslucida. No en vano, durante el recorrido, los hermanos se vieron obligados a poner un plástico a la imagen para evitar su deterioro, para negarse a realizar lo inevitable: la suspensión del recorrido.

 

 

La imagen tuvo que ser trasladada a la catedral y este 12 de octubre, siempre que la lluvia lo permita será trasladada a San Esteban.