La línea de Alta Velocidad Valladolid-Palencia-León cumple seis años con más de ocho millones de viajeros
Cyl dots mini

La línea de Alta Velocidad Valladolid-Palencia-León cumple seis años con más de ocho millones de viajeros

La línea de Alta Velocidad Valladolid-Palencia-León ha registrado más de ocho millones de viajeros en sus seis años de funcionamiento, que se cumplieron el pasado 30 de septiembre.

 

Renfe considera que la consolidación de la línea "ha sido rápida", ya que se han ha ido sumando viajeros al tren "año tras año", a medida que aumentaban las frecuencias y disminuían los tiempos de viaje.

 

En concreto, los servicios AVE y AV City de Renfe han sumado 2,9 millones viajeros y más de 14.000 servicios en tren desde su estreno en 2015 hasta el pasado 30 de septiembre, mientras que los servicios Alvia e Intercity con origen o destino en Asturias, Galicia y Castilla y León, que también circulan por esta línea, han sumado 5,2 millones de viajeros.

 

PRIMER TRIMESTRE

El ritmo de viajeros de esta línea ha ido creciendo a buen ritmo desde su puesta en marcha y tan solo en el primer trimestre de funcionamiento hubo 390.000 viajeros.

 

La alta velocidad se estrenó con tres frecuencias diarias en cada sentido entre trenes AVE y AV City y a partir de ahí, en 2016, la cifra de viajeros de la LAV se elevó hasta 1,3 millones, llegando a su récord en el año 2018, con más de 2,6 millones de viajeros transportados.

 

La tendencia creciente se detuvo en 2020, con la irrupción de la pandemia y las restricciones de movilidad que entraron en vigor el 18 de marzo. Se suspendieron varios servicios y sólo circuló un AVE en cada sentido hasta mediados de diciembre de 2020. Ese año, el número de viajeros superó apenas los 512.000.

 

La situación actual demuestra una "recuperación paulatina" de los servicios y una reincorporación de los viajeros al tren, pero lejos aún de la situación prepandémica, con casi medio millón de viajeros desde el 1 de enero al 30 de septiembre de 2021.

 

Actualmente, la oferta de AVE entre León y Madrid ofrece dos circulaciones diarias por sentido, a excepción de los sábados que se reduce a una en cada sentido.

 

La llegada de la alta velocidad trajo consigo un recorte en los tiempos de viaje entre León y Madrid, lo que se notó especialmente en los trenes AVE que, en 2015, unían ambas capitales en tiempos que oscilaban entre las 2 horas y 6 minutos en su mejor tiempo y las 2 horas y 14 minutos en el peor. Eso supuso un ahorro medio de 44 minutos entre Madrid-León y 21 minutos entre Madrid-Palencia.

 

La LAV también ayudó a mejorar los tiempos de conexión de los trenes de Larga Distancia entre Madrid-Santander con una reducción de 22 minutos, y entre Madrid-Gijón con rebaja de 32 minutos.

 

El 1 de julio de 2019 entró en funcionamiento el sistema de seguridad ERTMS N2, que posibilita la circulación de los trenes AVE a 300 kilómetros por hora de velocidad máxima entre Valladolid y León.

 

Hasta esa fecha, el trayecto entre estas dos ciudades contaba con el sistema de seguridad ASFA Digital, que no permite velocidades superiores a los 200 kilómetros.