La líder de Hogar Social irá a juicio por desobedecer a la autoridad al irrumpir en la sede del PSOE en enero de 2020
Cyl dots mini

La líder de Hogar Social irá a juicio por desobedecer a la autoridad al irrumpir en la sede del PSOE en enero de 2020

Archivo - Detención de la líder de Hogar Social Madrid, Melisa Domínguez, durante las protestas contra la gestión del Gobierno ante la pandemia en la sede del PSOE de Ferraz el 22 de mayo de 2020.
La líder de Hogar Social Madrid, Melisa Domínguez, irá previsiblemente a juicio por un presunto delito de desobediencia o resistencia a la autoridad al irrumpir en la sede del PSOE en enero de 2020 durante una protesta y no querer abandonarla.

MADRID, 26 (EUROPA PRESS)



El Juzgado de Instrucción número 3 de Madrid ha concluido la investigación contra Rodríguez, abierta tras una denuncia interpuesta por el Partido Socialista, apreciando un posible delito de desobediencia hacia Domínguez y dando traslado a las partes, entre ellas al Ministerio Fiscal, para que en un plazo de 10 días califique los hechos y se pronuncie sobre la apertura del juicio oral.

No obstante, el magistrado, quien ha practicado todas las diligencias que ha estimado necesarias, sobresee el delito de allanamiento de morada "al no concurrir los indicios suficientes para de la comisión de dicha infracción penal", según consta en el auto al que ha tenido acceso Europa Press.

Los hechos tuvieron lugar un 3 de enero de 2020. Tras una propuesta improvisada tras el desalojo del colectivo y varias personas que okupaban una antigua sede de CC.OO. en la calle Cristino Martos, integrantes del colectivo de ultraderecha, Domínguez y unas 15 personas acercaron a la sede del PSOE de la calle Ferraz de Madrid.

Una vez allí, según el auto, se sentaron con un pancarta que ponía 'Mantenerse en pie en un mundo en ruinas' se sentaron en una de las zonas de acceso al edificio y en espacio existente hacia los tornos de control de acceso. Aunque el personal de seguridad del PSOE les pidió que se fueran, no hicieron caso y tuvieron que llamar a la Policía Nacional. Los agentes lograron que todos abandonaran el lugar, salgo Melisa, "que persistió en su negativa, obligando con ello a los policías a desalojarla de forma forzosa".