La leyenda del cocodrilo que llegó hace 500 años a un pueblo salmantino y que hizo famoso Íker Jiménez
Cyl dots mini

La leyenda del cocodrilo que llegó hace 500 años a un pueblo salmantino y que hizo famoso Íker Jiménez

El caimán disecado de la iglesia de Santiago de la Puebla.

La iglesia gótica de Santiago de la Puebla conserva en su interior el cuerpo disecado de un caimán que llegó hace cinco siglos del otro lado del mundo, y que guarda una misteriosa historia.

La aparición de un nido de cocodrilo en Simancas (Valladolid) ha levantado un gran revuelo mediático en los últimos días, y un importante dispositivo busca también al animal. Según se ha sabido, podría ser un cocodrilo del Nilo que, lógicamente, está totalmente fuera de su hábitat y que alguien ha traido hasta las tierras entre el Pisuerga y el Duero. Sin embargo, un animal similar hizo este mismo viaje hace varios siglos y su destino fue un pequeño pueblo de Salamanca.

 

Se trata de Santiago de la Puebla, un municipio de 300 habitantes en la comarca de Peñaranda que puede presumir de una de las iglesias góticas más notables de la provincia salmantina, de finales del siglo XV. La iglesia de Santiago Apóstol es BIC desde hace casi cien años y una visita que merece la pena. Pero en su interior hay un detalle que resalta: la presencia de un caimán disecado. El animal está colgado de una de las columnas y cuenta la leyenda que protagonizó un curioso episodio nada menos que hace 500 años.

 

Según cuenta la leyenda, el anima engulló a una niña mientras varios pequeños jugaban junto al río Margañán. El lagarto se tumbó después al sol para reposar y los vecinos fueron en su busca, le capturaron y le cortaron la cabeza con una hoz para después rescatar viva a la niña, todo un milagro.

 

En 2013, el entonces alcalde del municipio y el cronista oficial tuvieron sus 'quince minutos de fama' en un conocido programa televisivo de ámbito nacional especializado en fenómenos extraños, el mítico 'Cuarto Milenio' conducido por Íker Jiménez. Según contaron, el ejemplar procedía del río Orinoco y se trajo en uno de los viajes tras el descubrimiento de América como un presente para el Licenciado Toribio Gómez, natural de este pueblo y consejero de los Reyes Católicos, y que tiene una capilla dedicada en el templo.